Nulo y blanco al ganador

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 139
Triste 9
Indiferente 6
Sorprendido 7
Contento 32

La normativa está del lado del ganador. Esa es la regla del juego escrita para los dos comicios presidenciales anteriores.

El sistema contradice el espíritu de los votos nulos y blancos. Aunque cabe recordar que está expresamente establecido que no se puede hacer campaña en favor del voto nulo, las personas que optan por él toman una posición contraria al proceso; muchas veces no se muestran de acuerdo con las elecciones o no comulgan con las ideas de ninguno de los candidatos.

El que vota en blanco suele ser una persona indiferente a la política y que no tiene una opinión ni a favor ni en contra y que no la expresa con énfasis. Contrariamente a una vieja tradición, casi una creencia, no hay norma escrita sobre el supuesto apoyo de quien vota en blanco a la expresión de la mayoría.

Pero lo que cabe saber, para que quienes votan tomen conciencia plena del poder de su voto, es que esas expresiones del voto nulo y blanco terminan apoyando significativamente al candidato que obtenga el primer lugar.

Veamos de qué manera: del total de votos consignados, los votos nulos y los blancos se restan de los válidos. A través de esa operación se reexpresan los porcentajes obtenidos por los candidatos y los márgenes entre ellos se amplían: quien va primero puede alcanzar la distancia suficiente e incluso puede evitar una segunda vuelta.

Lo más responsable sería elegir una opción entre las que se presentan y preservar el valor de cada voto.