13 de January de 2011 00:00

LAS MANOS EN LA JUSTICIA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Entre los variados temas que el Presidente piensa enviar a la Corte Constitucional para que califique la pertinencia o no de la realización de la consulta popular está la pretendida renovación de la justicia.

Ahora el Presidente considera que debe optar por instrumentos para ‘gobernar’. Ante la creciente inseguridad que se le escapa de las manos al Régimen, la reestructuración policial no parece inmediata, estudian proyectos que la fortalezcan y la limpien.

La situación de la justicia es precaria. Los ciudadanos consideran deficiente la operación de esa justicia y la mayoría de la gente se siente en la indefensión.

Echar la culpa al pasado de la partidocracia y a la evidente influencia que algunos partidos y sus dirigentes tenían sobre el sistema de justicia no se ajusta a la realidad actual.

Propuso el Gobierno una reforma política, se jugó el presidente Correa por la nueva Constitución, desarmó el anterior Estado de Derecho para establecer un sistema de cinco poderes y dotó a un Poder ‘Ciudadano’ de dudosa independencia y probada lentitud de los instrumentos para renovar a las autoridades de control y agilitar un mecanismo de renovación.

Pero lo cierto es que la transición prometida es una ficción, y tras la Asamblea de Montecristi ciertos poderes cooptados como los de la Corte Constitucional y la poco imaginativa Corte Nacional, producto de un sorteo entre los anteriores magistrados, dejó ver las debilidades del sistema y la poca operatividad del poder ciudadano y sus mecanismos impuestos.

Hoy Rafael Correa ofrece “meter la mano en la Justicia”, y si cuenta con los votos, en sus manos y en una comisión minúscula quedará el control y renovación de jueces. Una opción que puede consolidar la concentración de poderes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)