El llanto de México

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 29
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5

México vivió una semana aciaga. Los manifestantes se tomaron las calles en varias ciudades para protestar contra el crimen y la indiferencia oficial.

El episodio detonó tras la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala, estado de Guerrero, uno de los más azotados por el crimen organizado y el narcotráfico.

La tragedia, a más del dolor de las familias de los jóvenes, fue comprobar el asocio de policías con el Alcalde que operó la masacre.

Triste, la reacción del poder político. El presidente Enrique Peña Nieto empieza el tercer año de mandato retado por la realidad y con un golpe serio a su credibilidad. Cuando se supo de la matanza, el no suspender un viaje internacional fue interpretado como indiferencia.

Hoy intenta recuperar terreno haciendo públicas declaraciones de bienes, en medio del escándalo por la millonaria mansión de su esposa, actriz de TV.

Toda la institucionalidad está cuestionada por los miles de muertes violentas causadas por narcotraficantes y bandas internacionales que campean a sus anchas. La vecindad con el país de mayor consumo de droga en el mundo es un problema insalvable. Los 12 años de dos presidentes del derechista PAN no pudieron con ningún método, aun usando al Ejército. El izquierdista PRD está manchado por la militancia del Alcalde de Iguala, responsable de la matanza. Ahora el PRI, de tan oscura historia por décadas de permanencia en el poder, ve ensombrecer la imagen del presidente Peña Nieto. México llora impotente.