24 de June de 2010 00:00

LA LEY DE EDUCACIÓN SUPERIOR

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El debate en la Asamblea marca el pulso de los días. Todos los temas complejos que se tratan en el Parlamento parecen estar atravesados por un solo hilo conductor que finalmente definirá el modelo de sociedad que tendrá el país y que, desde la perspectiva oficialista, se busca imponer.

Aquí está en juego algo más que una ley y unas proclamas. Se trata de la implantación de un modelo de corte pro estatista o la preservación de una democracia libre, abierta y plural.

En cuanto a la Ley de Educación Superior, mejorar la calidad académica es indispensable. Pero para ello el control político del Ejecutivo puede ser nocivo. Si antes la manipulación extremista fue un cáncer en la universidad pública, hoy la interferencia gubernamental en la libertad de cátedra y la autonomía universitaria sería letal.

EL COMERCIO cree en un país donde convivan la universidad pública y la privada, con sus roles y responsabilidades. Una universidad estatal de calidad, abierta para amplios sectores nacionales. Una universidad privada que asuma una parte significativa del estudiantado con el aporte de padres de familia y promotores.

Para ambas, cabe un ente superior de corte técnico y sin presiones políticas. Si se integra el Consejo de Educación Superior con representantes de la universidad pública, también debería estar representada la universidad privada. Además, el Consejo de Evaluación debe tener total independencia tanto del sector universitario como del Gobierno para que actúe libre.

Si en la universidad estatal se pueden compartir los conceptos del cogobierno, en la universidad privada, financiada con dineros privados, esta lógica no es pertinente.

El Ecuador espera una ley por la calidad y la libertad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)