24 de December de 2010 00:00

EL INVIERNO Y SUS AMENAZAS

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Con fuerza inusitada se desató la temporada invernal y es importante tomar precauciones, tanto a nivel personal y familiar como de parte de gobiernos seccionales y el poder central.

Hace pocos días el X Foro de Perspectivas Meteorológicas auguraba que el fin de año y el inicio de 2011 iban a ser duros en el norte de Sudamérica. En Colombia y Venezuela se sienten con rigor las consecuencias en inundaciones, deslaves y tragedias humanas, y nuestro país ya registra signos preocupantes.

Hace un mes los termómetros bajaron en Quito a 2° y la semana pasada en algunas zonas de la provincia de Carchi llegaron a 3°. Las lluvias se han desatado con especial fuerza; la capital y las distintas provincias han sufrido aguaceros de larga duración y los registros pluviométricos marcan cifras poco habituales.

Las consecuencias son de distintos órdenes. Las enfermedades respiratorias, resfríos y pulmonías cunden y hace falta tomar precauciones, abrigarse y procurar una adecuada atención médica.

Las lluvias ponen en peligro y desordenan la circulación vehicular, de suyo alterada en esta época de fiestas y el peligro de accidentalidad ya ha dejado su huella de dolor.

Los derrumbes y desplazamientos de tierra imponen todo tipo de previsiones y los sectores vulnerables merecen especial atención de autoridades nacionales, provinciales y locales. El invierno muestra la debilidad de la infraestructura, las alcantarillas, puentes y carreteras se muestran frágiles.

Las llamadas de emergencia a la Policía, Cruz Roja y Bomberos son frecuentes y la población vive en sustos. La naturaleza pone a prueba a las instituciones y la vulnerabilidad social muestra su peor cara. Es mejor estar preparados. Hay que mostrar madurez y solidaridad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)