12 de January de 2011 00:00

IMPUESTOS EN ANÁLISIS

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La urgencia de conseguir recursos lleva al Gobierno a estudiar y a plantear una reforma tributaria. Frente a un abultado Presupuesto, los expertos oficiales no encontraron nada mejor que subir impuestos.

Lo primero que se evidencia es que encontrar fuentes de financiamiento frente a un déficit proyectado de USD 4 900 millones no es cosa fácil.

Lo curioso es que gravar con IVA a las medicinas, como nunca ha ocurrido, tiene un trasfondo de impacto social innegable. Mucho más si la salud es uno de los ejes del discurso político del Gobierno. El impuesto a la medicina castiga a los más pobres que son los que cuentan con menos recursos disponibles y cuya economía es, de suyo, precaria.

Muchos ciudadanos consideran positivo que se cargue de impuestos al licor y al tabaco, pero hay que tomar en cuenta que ese impuesto puede alentar el contrabando, con lo cual los ingresos fiscales provenientes de esos rubros pueden verse afectados sensiblemente.

Otro punto en debate, casa a adentro del Ejecutivo, se refiere al Impuesto al Valor Agregado a la telefonía celular.

Hace algunos años el teléfono móvil se consideraba como un artefacto de lujo. Hoy en día, cuando en el país hay más teléfonos que habitantes, no se puede desconocer que el celular ya es un bien de consumo masivo y en muchos casos fuente de ingresos y factor de comunicación de amplios sectores populares.

Cuando se plantea una emergencia en el sector de la salud frente a la demanda de servicios generada desde el aliento gubernamental y ante la negativa de presentar las fuentes de financiamiento del déficit, la reforma tributaria muestra que las cosas son complejas en el manejo de la economía, pese al buen precio del petróleo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)