El plan económico

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 4
Indiferente 5
Sorprendido 1
Contento 29

Se acerca el momento en el que el presidente Lenín Moreno debe anunciar su plan económico. Tras nueve meses de un proceso político que culminó con la consulta popular y cuyos resultados se están aplicando, llega la hora de la verdad.

Cuando se trata de un programa para dar un vuelco a una década con una economía basada en una deuda y un gasto exorbitantes, ningún momento político será perfecto, más aún si se suma el ruido jurídico-político de los últimos días al más alto nivel institucional.

Y, desde luego, ningún plan económico será perfecto. Al involucrar al propio Estado, a los empresarios, a los trabajadores; a los contribuyentes y a quienes reciben subsidios, es preferible tener presentes los objetivos de largo plazo que una visión cortoplacista.

Los diagnósticos entre el sector público y el privado difieren, aunque hay coincidencia en que se debe mejorar el perfil de la deuda pública. También hay conciencia de que hay que mejorar la productividad y atraer inversión, y al mismo tiempo atender la deuda social.

El sector productivo mantiene sus propuestas, entre ellas revisar la tasa aduanera y eliminar el impuesto a la salida de divisas para atraer la inversión privada. El Gobierno piensa en los aranceles, los tributos y los subsidios.

El plan deberá enfocarse en corregir el actual modelo y ser coherente, para que no resulte una suma de medidas parche. Y tendrá, por supuesto, un costo político, pero es un precio que cabe pagar si se logran resultados reales.