15 años dolarizados

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 4
Contento 73

Los buenos resultados de la dolarización en estos 15 años en la economía y en la vida de los ecuatorianos son evidentes.

Bien sabemos que el entierro del sucre y el cambio de moneda no respondieron a una decisión estratégicamente planificada, sino a una desesperada acción de un Gobierno arrinconado políticamente y sin capacidad de liderar un país sumido en una espantosa crisis económica por la quiebra financiera.

Aunque en el arranque, el uso del dólar como moneda de libre circulación causó molestias , sobre todo en los sectores rurales, y la inflación se elevó a niveles de tres dígitos, en los años siguientes todo tomó un nuevo cauce.

El índice de crecimiento de los precios desde entonces se estabilizó en alrededor del 4%. Otros indicadores también vienen mostrando muy buenos comportamientos en los últimos tres lustros, lo cual conlleva mejoras en la calidad de vida de los ecuatorianos. El dinamismo económico ha sido sorprendente. El PIB pasó de 18 300 millones a alrededor de 100 000 millones de dólares.

La pérdida de la soberanía monetaria lleva implícito, no obstante, un gran riesgo para el sector externo. Aunque las exportaciones, principalmente de productos tradicionales, crecen a buen ritmo, el fortalecimiento actual del dólar puede afectar su competitividad.

En todo caso, es un reto para los empresarios. Y para Estado, que debe garantizar un entorno macroeconómico saludable que permita al país -que se siente cómodo con el dólar- seguir creciendo.