Contraloría y pugna

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 55
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3

La Contraloría General del Estado terminó convirtiéndose de pronto en un sitio tormentoso.
El titular, Carlos Pólit, que está con licencia en Estados Unidos por asuntos médicos, es parte de la indagación por los sobornos de Odebrecht en el Ecuador, y pronto se volvió presa apetecible para la fiscalización política.

La Asamblea Nacional, tan cautelosa y distante de la tarea fiscalizadora que compete a su naturaleza institucional, de pronto se muestra acuciosa.

A la activa participación del bloque de AP se une con entusiasmo la oposición, y ya hay un proceso en curso. Un juicio político, ya que hay otro proceso en el cauce judicial, bajo la figura de concusión, cuyos detalles en esta etapa procesal no han sido revelados.

Lo demás es todo confusión: un video del 2 de junio viralizado el miércoles donde se observan acciones de tensión y agresión, en el que aparecen funcionarios y el contralor subrogante, Pablo Celi; una supuesta destitución, que habría sido emitida antes del viaje del titular a Miami; un intento de dejar constancia de la acción de personal.

La posterior presencia policial en la Contraloría, así como otras destituciones a cargo del funcionario subrogante, configuran un escenario que contamina la atmósfera alrededor de un caso cuyo final se ve lejano y brumoso.

Tampoco abona el pronunciamiento de la Ministra de Justicia, cuando se presume que el poder político no debe interferir en otras funciones. Todo esto afectará a la institución como tal.