24 de January de 2014 00:02

Ecuador y el SIDH

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La cita de Uruguay no fue el ámbito propicio para que la insistencia del Gobierno de Ecuador en cambiar la sede de la Comisión Interamericana para los Derechos Humanos (CIDH) -que opera en Washington- tuviera eco.

Este tema es uno de los elegidos por la Cancillería en su intento de modificar al sistema interamericano por dos aspectos: las fuentes del financiamiento y el hecho cierto de que el país donde funciona la OEA y la CIDH no sea suscriptor del Pacto de San José.

En marzo la propuesta de la diplomacia ecuatoriana no tuvo aceptación. Esta semana la insistencia tampoco fecundó. El tema seguirá flotando, acaso cada vez con menor intensidad, hasta junio.

Hay algo de fondo que cabe apuntar: el sistema en sí mismo y el rol de la Comisión son fundamentales para proteger los derechos de las personas. Fue la CIDH puntal en derechos humanos frente a las dictaduras militares del Cono Sur y la denuncia de los abusos, torturas y de víctimas inocentes tuvieron desde Washington, y en las visitas in situ de la Comisión, repercusión sustancial. Desde allí los informes, el trabajo de las relatorías y los testimonios recogidos sustentaron sentencias que ya son piezas de jurisprudencia en la historia del derecho continental cuando la Corte de San José se ha pronunciado.

El Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) tiene dos bases sustanciales en el trabajo de la Comisión, en Washington, y de la Corte, en San José. Más allá del lugar donde funcione su pervivencia es indispensable.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)