El Ecuador y la CIDH

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 28
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 23
Contento 6

El 156º período de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha registrado el retorno de Ecuador a ese organismo con sede en Washington, Estados Unidos.
El regreso, sin embargo, no ha estado liberado de la controversia que marca la relación entre el gobierno del presidente Rafael Correa y esa instancia. Esta es uno de los pilares del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Al cabo de una ausencia en cuatro ­ciclos de reuniones anteriores y después de enfilar duros cuestionamientos a ese organismo, el Estado ecuatoriano ­envió a cinco representantes. Empero, los delegados asistieron, el lunes ­ pasado, a una de las cuatro audiencias ­programadas. Participaron en la referida al caso de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario Tagaeri y Taromenane, que alertan sobre la supuesta amenaza a sus vidas por efecto de la explotación petrolera. El Régimen niega esa tesis y asegura que ha brindado medidas para la pro­tección de esas comunidades.

Pero no se presentaron en tres reuniones. En particular en la relacionada con un asunto espinoso: la situación de las defensoras de DD.HH. de pueblos indígenas y del ambiente en Ecuador. La presidenta de la CIDH, Rose Marie Belle Antoine, lamentó ‘mucho que el Estado no esté aquí para escuchar y responder sobre este importante tema’. También dijo que se tomará muy en serio la queja.

Lo cierto es que el regreso (parcial) a la CIDH deja abiertas varias interrogantes.