5 de January de 2011 00:00

EL DÍA DEL PERIODISTA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Eugenio Espejo, referente de la independencia y pensador eximio, fue también nuestro primer periodista. Como un activo personaje de su época vislumbró el amanecer de libertad que sobrevendría.

No fue fácil vencer las taras del autoritarismo monárquico y la lucha costó vidas cuyo fecundo sacrificio nos dio una libertad que no estamos dispuestos a perder jamás. Hoy, bajo la luz que iluminó a Eugenio Espejo, precursor del pensamiento libre, los periodistas ecuatorianos luchan por la vigencia plena de la libertad.

De Las Primicias de la Cultura de Quito evolucionamos al Quiteño Libre, que pagó con la sangre de sus inspiradores la osadía de querer pensar sin tutela regia. Tras los precursores, el ardoroso fuego de la crítica de Juan Montalvo contra el poder de las tiranías y el despotismo, y las páginas brillantes y eruditas de otros periodistas de fuste a lo largo de la vida republicana dejaron huella del papel del periodismo ecuatoriano frente al poder.

La libertad de prensa no es sino el último eslabón de la libertad de expresión y una extensión social de la libertad de pensamiento. La libertad de prensa es vital para la supervivencia democrática en cualquier país que se precie de civilizado y contemporáneo.

El periodismo libre revela lo que el poder de turno quiere ocultar. Ventila el debate democrático dando apertura a todas las ideas de forma plural y equilibrada, para que sea la sociedad la que sepa sopesarlas y tome el camino que su criterio elija de manera libre y democrática.

La libertad de prensa no es un valor del que solamente se nutren los periodistas y los medios. Es el bien superior de una sociedad que busca libertad, progreso y justicia social.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)