27 de May de 2011 00:01

EL DETECTOR DE MENTIRAS

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El polígrafo, un aparato conocido también como detector de mentiras, se ha puesto de moda por el anuncio oficial de su uso para someter a miles de policías a su examen.

La polémica ha llegado incluso a un acre cruce de declaraciones de altos funcionarios, cuya investidura aconseja parquedad y atildado uso de los términos, y ha desembocado en suspicacias y descalificaciones inquietantes entre el Fiscal de la Nación y el Ministro del Interior, hasta hace poco Ministro de Justicia.

El aparato en cuestión detecta cambios en la presión arterial, el ritmo cardíaco y hasta en la frecuencia respiratoria. Cabe recordar que su uso es aceptado en varios países, pero en otros no se lo toma como última palabra, e incluso estos días el Fiscal ha explicado que los resultados del examen en dicho aparato no constituyen prueba en ninguna legislación del mundo.

Espías sometidos al polígrafo han logrado engañar al detector, pero ahora para buscar una prueba de confianza para el Gobierno, según palabras del propio Ministro del Interior, se someterá a la prueba a miles de uniformados. Buscarán, según el Ministro, determinar la aptitud de los miembros de la Policía Judicial, y eso ha despertado la susceptibilidad del Fiscal que reclama para la institución a su cargo la dirección, organización y evaluación de ese cuerpo de la Fuerza Pública.

El polígrafo y su supuesta infalibilidad han sido mencionados en los discursos políticos de los últimos días, tanto para sugerir que se lo aplique al coronel César Carrión, ex director del Hospital de la Policía, cuanto para investigar otros temas que no han sido ventilados.

El polígrafo en escena revela el pobre nivel del debate que los temas de la cosa pública alcanzan en el país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)