El debate que no hubo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 233
Triste 6
Indiferente 4
Sorprendido 2
Contento 8

La noche de ayer debía celebrarse el encuentro entre los dos candidatos presidenciales. Todo abortó.

Los organizadores -la Red de Maestros por la Revolución Educativa, de tinte gobiernista- terminaron por cancelar el cara a cara indispensable. Se daba por descontado que el candidato del oficialismo asistiría, pero la repentina aceptación de parte del candidato opositor movió el tablero. 


Requisitos ‘innegociables’ de última hora que quiso imponer la organización, y que motivaron una contrapropuesta de Creo, privaron a la opinión pública de lo que hubiese sido un momento de clarificación necesario.


En la primera vuelta, esta casa editorial construyó con gran esfuerzo y con la presencia cívica de los ocho candidatos, un diálogo presidencial que no había tenido precedentes en muchos años.


Era de esperar que incluso en el corto tiempo de la campaña de segunda vuelta, una iniciativa similar se concretara.
 Hubo convocatorias de universidades y gremios empresariales -como uno que se organiza en Guayaquil- junto a la aludida, que se iba a realizar ayer e iba a ser transmitido por canales gubernamentales de televisión. 


Por eso es inexplicable que no se haya dado el paso, pese a que supuestamente existía la voluntad de todas las partes. 
El encuentro hubiese sido una oportunidad de oro para que los presidenciables confronten modelos, discrepen y propongan al país soluciones claras y tesis posibles de ejecutar, más allá de la demagogia. La democracia pierde.