Un crimen de ‘guerra’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 33
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 0
4 de September de 2014 00:00

Terrorismo puro y duro. Un enmascarado con acento británico decapitó en cámaras a Steven Sotloff, periodista independiente, colaborador de Time y Foreign Policy.

La noticia, que oficialmente no confirma Washington, sería la segunda brutal puesta en escena de un asesinato a sangre fría de un periodista estadounidense a nombre de una Guerra ‘Santa’ fanática.

La decapitación se inscribe en la acción del grupo autodenominado Estado Islámico (EI), que busca instaurar un nuevo califato fundamentalista y opera, por ahora, en Iraq y Siria.

Las víctimas de los ataques armados y terroristas son pobladores civiles y fuerzas militares convencionales de los dos Estados. Las normas impuestas en las zonas que han conquistado se refieren a las tradiciones sociales y religiosas más anacrónicas desde la visión de una facción islamista: los sunitas.

La idea de exponer a las víctimas es la más simple y cruda de los métodos terroristas: causar temor y pánico en la gente común y corriente e intimidar al establecimiento político, no solo de las colectividades invadidas ilegítimamente sino de la comunidad mundial.

A los guerrilleros que buscan instaurar un califato fundamentalista se une un nutrido grupo de partidarios europeos de distintas naciones. A su cargo están las ejecuciones, que cobran mayor impacto por el acento de los verdugos.

El presidente Barack Obama no cede ante el chantaje pero el reguero de sangre inocente sigue y el crimen de lesa humanidad genera un clamor mundial.