19 de February de 2012 00:01

EL CONSEJO DE REGULACIÓN

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Es uno de los temas centrales del polémico proyecto de ley que no ha encontrado consensos ni ha podido ser aprobado por la Asamblea Nacional. Pero si finalmente se aprueba, el control y sanción de los medios pasará por el Consejo de Regulación.

Muchos ecuatorianos se preguntarán desprevenidamente la razón de que este tema preocupe tanto a quienes hacen actividades en los medios de comunicación, pensando acaso que no interfiere en un tema esencial: la libertad de expresión.

Pero en verdad la libertad de expresión estaría amenazada si un Consejo como el propuesto por el oficialismo se impone. Primero hay que señalar que sería un organismo público; sus miembros tendrán el carácter de burócratas, es decir, serán funcionarios públicos (artículo 45).

La participación de personas que nada hayan tenido que ver con la compleja actividad de comunicación lo puede transformar en un ente teórico, poco práctico y que intente dictar normas, probablemente las que el Gobierno de turno persiga para controlar a la comunicación libre. Es algo que la sociedad ecuatoriana y la cultura democrática no deben aceptar.

El Consejo tendría finalidad regulatoria, por la cual interferiría en las programaciones de los medios, con cuotas de programación, registro de medios y empate de contenidos con los planes oficiales (art. 47, numeral 5).

Mucha prelación tienen las veedurías ciudadanas que, como está demostrado, solo funcionan de nombre en este Gobierno, y no tienen la suficiente independencia. Pueden fácilmente convertirse en un nuevo mecanismo de presión cooptado por el oficialismo. El debate se da en una atmósfera pesada, con sentencias millonarias e ignominiosas que afectan la libertad de expresión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)