Cilindros de gas y riesgos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 60
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 5

Las alarmas por las bombonas de gas licuado de uso doméstico se encienden nuevamente. Esta vez, por los tres heridos y los destrozos ocasionados en 32 casas de la ciudadela Kennedy, en Quito.

El percance del jueves último elevó a cuatro las emergencias registradas por esta causa en la capital ecuatoriana, en lo que va del año. En general, las cifras de fugas de gas y explosiones han venido creciendo en los últimos tiempos.

Ciertamente, no existen los suficientes datos acerca del estado de los cilindros de gas licuado. En los camiones y locales comerciales que los expenden -no solo en Quito-, es posible ver a varios de ellos deteriorados u oxidados.

Los técnicos ya han señalado que el mantenimiento y el control de las bombonas de gas, así como de las válvulas y mangueras, es fundamental para impedir desgracias como las del jueves último y de años anteriores.

Pero la hilera de incidentes coloca, de manera indirecta, otro asunto en primer plano: ¿cuál es el avance del programa de las cocinas de inducción? Este plan, promovido de varias maneras por el Gobierno, fue pensado justamente para sustituir al gas por la electricidad, para ahorrar así el subsidio destinado a ese producto.

Mientras se afina el control, también resulta clave la colaboración de los usuarios de gas doméstico. ¿Cómo? Por ejemplo, utilizando únicamente las válvulas homologadas y certificadas, para evitar las fugas de este combustible y los consiguientes percances y daños.