24 de May de 2012 00:01

BACHILLERES EXAMINADOS

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La primera fase de exámenes a los estudiantes que buscan ingresar al primer año de la universidad se cumplió. Los estudiantes están acostumbrados a la dinámica de pruebas; sin embargo, el procedimiento revela los desniveles de la educación y falencias de un sistema que debería renovarse desde los primeros años de escolaridad.

De 130 000 alumnos de los sextos cursos que se inscribieron para rendir exámenes en el Sistema Nacional de Nivelación y Admisión hasta el 18 de marzo, 26 000 (20%) no rindieron el examen y no entrarán a las universidades. Además, solo podrán ingresar los que hayan superado un mínimo de 555 puntos. Los demás podrán rendir su examen en noviembre y entrar en un futuro ciclo. En esta ocasión hay disponibles 80 000 cupos.

La prueba fue tomada en los propios centros de educación superior, 67 universidades.

El propósito del examen es, según el titular de la Senescyt, René Ramírez, mejorar los conocimientos de los aspirantes a una institución de educación superior. Es loable buscar excelencia desde los primeros años de la universidad, pero es muy probable que la prueba desnude las carencias de la educación en la escuela y el colegio.

Es importante iniciar de modo paralelo una reformulación de los procesos educativos para que los bachilleres salgan graduados con un mínimo de conocimientos para la etapa universitaria. Como ocurre en otros países, no todos los graduados de secundaria deben entrar a la universidad. Hay oficios y competencias que demandan buena capacidad y calidad que merecen otro tipo de educación.

La reforma debe ser integral. Mirar el estado de la cuestión es un buen inicio y adoptar correctivos al sistema de exámenes podría ser oportuno.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)