20 de May de 2011 00:03

LA AVENIDA SIMÓN BOLÍVAR

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La circulación en la avenida Simón Bolívar es parcial. Unos pocos carriles habilitados mantienen el flujo de tráfico restringido mientras las obras continúan. Hay que evitar nuevos y trágicos derrumbes.

Durante 16 días estuvo interrumpido el paso por la avenida Simón Bolívar, un eje de circulación vehicular que se ha tornado fundamental para facilitar el tránsito entre el sur y el norte (y viceversa ), de una ciudad de Quito alargada que tiene cerca de 50 kilómetros de punta a punta.

El último viernes de abril el deslave en la zona de La Forestal interrumpió el tráfico y generó un caos en la densa circulación que atesta las pocas vías que unen el sector sur de la ciudad con el centro y el norte.

Apresurados, los técnicos municipales y las máximas autoridades de la ciudad no fueron lo suficientemente previsivos para impedir que el paso se reabriera hasta que la seguridad estuviera plenamente garantizada y sobrevino la tragedia del 2 de mayo, que mató a cinco personas y dejó heridas a otras siete.

Hoy que el paso se reanuda de forma parcial y los trabajos de asentamiento de los taludes continúan, mientras se ha evacuado a los vecinos del lugar y se soluciona su grave problema de vivienda, es menester asegurar que la circulación no corra ningún peligro por la desestabilización de las laderas. Se impone planear obras de reforzamiento en esa y otras vías básicas para permitir una circulación fluida.

Está demostrado que Quito evidencia problemas de movilidad, además la infraestructura vial ha revelado fallas de construcción y se ha quedado estrecha ante el gran flujo vehicular. Mientras, los temas de transporte público todavía no avanzan como la ciudadanía espera, el gran plan vial y su ejecución todavía aguardan en carpeta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)