8 de July de 2010 00:00

A DOS AÑOS DE LA INCAUTACIÓN

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En la madrugada del 8 de julio de 2008, piquetes policiales ingresaron en los canales de televisión TC, Gamavisión, Cablevisión, pertenecientes o presuntamente vinculados al Grupo Isaías. En los días subsiguientes, la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD), que ya desapareció, se incautó de distintas propiedades como un ingenio azucarero (es el de mayor valor), inmobiliarias y otras, hasta sumar 525 empresas por un total de USD 238 570 000. De todos los bienes incautados, apenas uno se traspasó a los empleados.

El propósito de la incautación esgrimido fue cubrir los dineros adeudados a los depositantes del desaparecido Filanbanco a raíz de la crisis bancaria.

La Asamblea Constituyente de Montecristi intentó blindar la acción de la AGD con un mandato.

La incautación se produjo mientras las causas pendientes contra los hermanos William y Roberto Isaías están detenidas en la justicia ordinaria y los imputados se encuentran prófugos y residiendo en el exterior desde hace varios años.

Pese a las ofertas gubernamentales y a los compromisos adquiridos con los empleados, los canales de televisión continúan a cargo de una operación estatal que constituye parte de los medios ‘públicos’ que maneja el Gobierno y cuyos contenidos controla y dirige.

Con costosos presupuestos y una alta facturación publicitaria entre la que se encuentra un considerable pautaje de propaganda del propio Gobierno, a dos años de la operación de incautación estos canales de televisión son parte del aparato propagandístico y de comunicación de la revolución ciudadana donde se incluye la agresiva e infamante campaña contra la prensa libre costeada con plata de todo el pueblo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)