Alto el fuego en Siria

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 9

Una de las guerras civiles más sangrientas del siglo que decurre hace una pausa. Los justos del mundo esperan que sea un paso para una paz permanente.

La dictadura civil de Bashar al Assad enfrenta desde hace más de un quinquenio el fuego cruzado de distintos grupos: unos cargados de fundamentalismos religiosos, otros, contrarios a las prácticas dictatoriales, muchos alimentados por la idea de instaurar algo parecido a una democracia representativa y hasta los intereses contrapuestos de los vendedores de armas.

Estados Unidos y Rusia, dos potencias militares y económicas son artífices de este alto el fuego temporal.

En este interín podrán entrar a hacer su labor humanitaria los entes de socorro. La paz precaria y temporal deberá ser administrada con inteligencia para evitar rompimientos y respuestas militares que causen más víctimas.

Siria afrontó la presión de Occidente pero el veto en el Consejo de Seguridad de la ONU evitó una intervención extraña. El Gobierno del Ecuador se abstuvo de apoyar una intervención.
Los guerrilleros recibieron armas y alimentos desde varios países. Rusia es tradicional proveedor del ejército libio.

El presidente Al Assad afronta también desde hace dos años otros problemas de compleja solución: la guerra terrorista del grupo integrista autodenominado Estado Islámico. Muchas dificultades y un reguero de sangre, destrucción y cerca de 300 000 muertos.

Ojalá esta sea una puerta a la paz.