12 de January de 2014 00:01

Ajuste en la construcción

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La Superintendencia de Compañías emitió un nuevo Reglamento para el mercado inmobiliario. La medida tiene por objeto evitar grandes estafas como las experimentadas el año pasado. Sin embargo pudiera afectar a la dinámica sectorial.

Una gran empresa que, luego se supo, fue una gran estafa, 15 empresas intervenidas que perjudicaban a los clientes motivaron a la autoridad a poner en práctica nuevas normas.

Los constructores deben ser propietarios de los terrenos, tener sus papeles en regla en la Municipalidad -algo obvio-, contar con un presupuesto equilibrado y entregar escrituras.

Pero esta normativa pudiera suponer un alto a la actividad inmobiliaria, aquella que más mueve la economía y abre fuentes de trabajo en el segmento social menos calificado de la población. Un freno puede acarrear impactos sociales y económicos.

La Asociación de Promotores Inmobiliarios a través de su presidente, Jaime Rumbea, hace una reflexión: "Se pretende atacar la informalidad imponiendo nuevas reglas a los formales".

Muchos constructores formales, un motor auténtico de la economía, son pequeños empresarios; hay el riesgo de que ellos no tengan la suficiente reserva financiera para soportar la engorrosa y demorada tramitología nueva, y esto puede quitar velocidad a los procesos.

Toda norma, indispensable para controlar, debe entrañar el equilibrio que estimule la actividad pensando en el bienestar colectivo. Talvez se pueda revisar su rigidez.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)