22 de May de 2010 00:00

Ecuador y la Unión Europea

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
José Ayala Lasso

El señor Patiño, ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Exterior e Integración, acaba de dar unas declaraciones, en Madrid -a donde viajó para acompañar al presidente Correa a la cumbre entre América Latina, el Caribe y la Unión Europea- que han causado sorpresa y desconcierto.

Como prólogo a la conferencia de jefes de Estado en la que se trataron importantes temas de común interés, entre ellos los comerciales, Patiño dijo tajantemente que el Ecuador no firmará jamás un Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea, discurso de barricada que podría impresionar, por su “firmeza soberana”, a una sociedad populista, pero que debe haber dejado frío o hecho sonreír al Viejo Continente. Días antes, en Quito, preguntado acerca de las negociaciones con Europa, dijo -entre dubitativo e impreciso- que posiblemente se reiniciarían en primeros o a mediados de junio, para lo que vendría a Quito un delegado europeo.

Las declaraciones del ministro Patiño no pueden ser más desatinadas. Algunos sectores de la producción se han manifestado sorprendidos y le han recordado que las relaciones comerciales con Europa son de singular importancia para el Ecuador. En los actuales momentos, Perú y Colombia han concluido ya sendos acuerdos comerciales con Europa, las negociaciones UE-Mercosur se van a reiniciar en breve y acaba de firmarse un pacto de asociación entre Europa y América Central, que incluye un Tratado de Libre Comercio. Las consecuencias prácticas de esos acuerdos serán muy perjudiciales para el Ecuador en el campo comercial y muy complejas y de largo alcance en lo político.

El Gobierno tiene una aversión incontrolable a los tratados de libre comercio. Dejando de lado si le asisten o no buenas razones para ello, lo que no debe hacer es cerrar todas las puertas a un posible y necesario entendimiento con Europa. Si permanece en la inercia, la competitividad del Ecuador, frente a la producción de sus vecinos, disminuirá bruscamente y podrá ocasionar graves daños a las exportaciones, con la disminución de puestos de trabajo y la agudización de la crisis social.

La Unión Europea acaba de anunciar la creación de un mecanismo para promover las inversiones en América Latina dotado, para comenzar, de un fondo de 150 millones de dólares, que permitiría movilizar 3 000 millones de dólares. Mientras tanto, el Ecuador -que denunció algunos de los acuerdos sobre protección a las inversiones- ha dicho que preparará una ley justa. ¿En el mejor de los casos, piensa que los demás países se someterán gustosos a esa jurisdicción ecuatoriana?

Alan García, a quien correspondió inaugurar la cumbre de Madrid, dijo: “Nuestros pueblos son interdependientes... y nadie puede aislarse del proceso universal sin condenarse a la miseria y al retroceso social”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)