Roberto Salas

Manejar expectativas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 88

Las malas noticias de China y el alza de tasas de interés en Estados Unidos prevista para septiembre, se convirtieron en fuente de volatilidad en las últimas semanas. La Bolsa de Valores china se fue aclarando como un proceso de corrección, dado el gran aumento de precio de los activos por una errada política que estimulaba una demanda insostenible por títulos de acciones. Además, funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos han emitido declaraciones que hacen pensar que el aumento de tasas en septiembre sería gradual por la situación de la economía global y del dólar.

Sin embargo, el precio del petróleo ha mantenido su tendencia a la baja, por lo que el escenario para países como el nuestro no da para pensar en recuperación, mayor certidumbre o menor volatilidad para 2016. Es mejor ir preparándose para un escenario restrictivo, con menor liquidez, menor demanda, e incluso deflación. Esto significa que se vienen épocas complejas, y en vez de solo buscar culpables o razones, es mejor a nivel de las familias y las empresas adaptarse lo más rápido posible, mientras las autoridades hacen lo suyo.

Las familias deberían ahorrar más, cuidar sus empleos, tener planes de contingencia si los pierden, racionalizar los gastos y evitar deudas. Si ya las tiene, pagar las más caras si tiene reservas suficientes, o renegociar los plazos si ya siente que tendrá problemas.

Las empresas, incluyendo las pequeñas, deberían priorizar la liquidez (lo principal en estas situaciones), mejorar la productividad y los costos, eliminar grasa en gastos superfluos o activos innecesarios, endeudarse menos, retener la gente clave, compartir desafíos con los proveedores, y acercarse a los clientes para ajustarse más rápido que otros a sus nuevas necesidades.
Si su negocio está ligado o tiene posibilidad para exportar, aproveche segmentos de mercado de valor agregado en mercados de bajo riesgo; con un dólar fuerte será más difícil competir con productos sin diferenciación. Los importadores verán la cara más fea del ajuste, y deberán diversificar o ajustar sus costos fijos al mínimo hasta pasar el ciclo.

Mientras tanto, las autoridades deberán tratar de estabilizar la economía y atraer inversiones. Estabilizar significa normalizar los precios de la economía: las tasas de interés, los salarios, la inflación. Para esto, es preciso ajustar los gastos del gobierno y de las familias a los ingresos y financiamiento conveniente.
Vía consumo y gasto oficial no vendrá la recuperación. Por las exportaciones netas tradicionales tomará tiempo. Solo quedan las inversiones, en infraestructura y exportaciones con valor agregado, como el cacao procesado, por ejemplo.
Hay mucho trabajo por hacer, empezando por la confianza interna para manejar expectativas.