León Roldós

Disculpas, no explicaciones

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
3 de April de 2013 00:01

El sábado 30 de marzo del 2013, víspera del Domingo de Resurrección, el presidente Correa señaló que se seguiría acciones legales en contra de Ecuavisa, de no excusarse ese medio con la ministra de Defensa Nacional, María Fernanda Espinosa, por el reportaje sobre el ascenso de tres oficiales a Generales de Brigada del Ejército, aun cuando ya el medio de comunicación había explicado el pasado 18 de marzo del 2013, que la información cuestionada se debió a fuente y elaboración equivocadas .

Más allá de las normas constitucionales y legales, estoy plenamente de acuerdo que los medios deben aclarar y rectificar cuando una información es falsa o errónea, y que deben reconocer el derecho a la réplica de quienes se sientan agraviados .

Pero, para el presidente, la explicación del canal estuvo dirigida a las Fuerzas Armadas y eso no la hacía suficiente. Textualmente, el Presidente Correa habría dicho: "Cuando les demostramos que la información era totalmente falsa y amenazamos con medidas legales han pedido disculpas, pero lo han hecho a las Fuerzas Armadas, no a la Ministra, a la cual quisieron agraviar. Agregando: "Y sacaron al pobre reportero para lavarse las manos, no traten de aliviar su conciencia con eso, son ustedes los inmorales, los corruptos que acogen cualquier carroña y basura si hace daño al Gobierno sin la verificación del caso".

El lunes 1 de abril, el canal expresó: "Ecuavisa lamenta esta imprecisión cometida de manera autónoma e inconsulta por su exdirector de Televistazo y presenta públicamente excusas a la señora Ministra de Defensa".

Por un lado, los calificativos a los responsables de Ecuavisa, supongo que para sus directivos: "inmorales", "corruptos que acogen cualquier carroña y basura si hace daño al Gobierno sin la verificación del caso"; y, por otro, el rechazo a explicaciones, exigiendo disculpas, marcan juicios de valor que merecen se reflexione.

Con la acumulación del poder, no someterse hasta en las palabras que el gobernante y su entorno decidan que deben usarse, constituye infracción.

De hecho, con algunas diferencias, ya se le obligó al diario La Hora a publicar un texto a voluntad del Gobierno, por cuanto aun cuando ese diario había publicado información proporcionada por Participación Ciudadana señalando su fuente, a la réplica -a criterio del juez que se usó para el requerimiento- no se le había dado el espacio que se demandaba.

Y en el caso de El Universo, el espacio de la caricatura de Bonil debió ser sustituido con la versión literal de un texto entregado por la parte reclamante.

No sería extraño que de futuro se exija que en el primer párrafo de una aclaración o rectificación se señale: "Nosotros, inmorales y corruptos..." o algo parecido, que más sea expresión de humillación .