Dimitri Barreto P.

Prescindir del odio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 33

Los adalides de la Ley de Comunicación debieran regresar la vista a los medios que la burlan. ¿Las denuncias contra candidatos sin su versión es la forma de considerar la presunción de inocencia del artículo 76 de la Constitución? ¿La amplificación por TV de los impresentables -pero aislados- mensajes de redes sociales contra víctimas del terremoto después del 19 de febrero es la forma responsable de garantizar esa atención prioritaria que los afectados por desastres tienen según el artículo 35 de la Constitución? ¿El uso de audios anónimos en noticieros es periodismo? ¿Los periodistas están para incitar al odio en el país?

No. No. A la propaganda nazi se le atribuye el principio de transfusión, ese que implica el uso de la prensa para arraigar actitudes primitivas en la población. La premisa del nazismo, su certeza, es que la propaganda es más eficaz a partir del complejo de odios.

Sobre la exacerbación de los mensajes contra Manabí habría que leer el art. 177 del Código Integral Penal, los delitos de odio. Sobre el odio habrá que reconocer que ha sido pan diario en la campaña presidencial de este 2017 en Ecuador, con insultos de lado y lado en las redes y la recurrente sed de venganza para ajusticiar a los supuestos perpetradores de la corrupción en la década.

¿Cuáles serán las consecuencias de una campaña sucia que ha calumniado a opositores y ha denostado a burócratas?Las preferencias presidenciales en las empresas encuestadoras muestran un electorado dividido. Es decir, quien pierda en los comicios del 2 de abril tendrá una votación respetable.Cuando hablamos de votación, hablamos de ecuatorianos. ¿Lo han pensado?

Sí. Quien quiera gane el 2 de abril en las urnas, Lenín Moreno o Guillermo Lasso, no será el presidente de un porcentaje, de un territorio, de un grupo de ricos (nuevos o no) y menos de una secta. Quien quiera gane será el presidente de un país y ha de suponer estará a la altura: gobernará con todos, rendirá cuentas y desactivará los instrumentos del odio. Tres pasos impostergables del cambio en Ecuador.