Sebastián Borja Silva

Diálogo público-privado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 101

Uno de los principales ofrecimientos de campaña del Presidente Moreno fue la generación de empleo. El país necesita nuevas plazas de trabajo, especialmente para la población joven que se integra a la actividad económica.

Pero no puede haber incremento de fuentes de empleo sin estabilidad económica, reglas claras, estímulo a la atracción de nueva inversión y el cuidado permanente de la ya existente. La creación del Consejo Consultivo Productivo y Tributario debe constituirse en el foro adecuado para que autoridades gubernamentales y representantes gremiales, de manera franca y pragmática, dialoguen técnicamente para encontrar fórmulas y diseñar políticas públicas acordes con los retos que las empresas enfrentan en el mercado local e internacional.

Hay que crear las condiciones para que al país ingresen nuevos capitales y tecnología para insertarnos con éxito en la llamada Cuarta Revolución Industrial. Uno de los objetivos urgentes de este Consejo debe ser la elaboración de un programa bien estructurado para mejorar la competitividad, y que se declare como prioritaria la inversión fresca y la transferencia tecnológica.

Según el Global Investment Trends Monitor de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, la inversión extranjera directa mundial aumentará 10% este año frente a los bajos niveles del año pasado. Las previsiones de recuperación de Europa, el ambicioso plan de inversión directa de China en América Latina, cuya meta es alcanzar los doscientos cincuenta mil millones de dólares en una década, son datos que hay que tenerlos en cuenta.

Hay que mirar a países como Canadá, una de las diez economías más grandes del mundo y un país que adquiere una gran importancia estratégica en la relación con Norte América debido a las anunciadas políticas proteccionistas de Estados Unidos. El Primer Ministro Justin Trudeau ha manifestado su interés de mirar hacia el sur del continente, para iniciar negociaciones comerciales con el Mercosur.

Canadá quiere constituirse en el centro mundial de la innovación y tecnología. Estos son ejemplos que sirven para constatar que existen oportunidades de inversión para la región y para Ecuador si se hacen bien las cosas. Es momento de tener certezas sobre la política productiva que propone el nuevo Gobierno y de incentivar con acciones concretas el emprendimiento, el crecimiento empresarial y la atracción de nuevas inversiones y tecnología.

Es momento de transformar en realidades las buenas intenciones gubernamentales, a fin de que el diálogo público-privado propuesto no quede registrado en la historia como un simple instrumento adicional del marketing político. Hay que luchar para que en el Ecuador no se pierda otra estupenda oportunidad de generar empleo.