10 de January de 2011 00:00

Día del Periodista

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Jorge Salvador Lara

Cada 5 de febrero celebra el Ecuador el Día del Periodismo, recordado por los gremios con sesiones solemnes en las que se ponen de relieve los derechos de la prensa, obligada a proclamarlas libertades de pensamiento y expresión y a respetar los poderes públicos. En cumplimiento de tal efeméride, tanto el Círculo de la Prensa, entidad decana del periodismo en el Ecuador (acaba de cumplir sus 75 años), como su fraterna Unión Nacional de Periodistas, sesionaron la semana pasada y, según su tradición, recordaron la figura epónima de Eugenio Espejo, iniciador del periodismo en el Ecuador.

El primer número de Primicias de la Cultura de Quito apareció el 5 de enero de1792, mentalizado y dirigido por el insigne precursor de la emancipación de la antigua Real Audiencia de Quito y de toda la América entonces española. El periodismo era uno de los instrumentos del plan para lograr tan difícil propósito, cuyos pasos, al propio Espejo, le significaron persecuciones, cárcel y aun la vida, compuesto de un programa de actividades al parecer no vinculadas entre sí, salvo por su persona, protagonista de todos ellos.

En Bogotá planteó, en un discurso, el establecimiento de una Escuela de la Concordia, nombre que disfrazaba su proyecto de Estado nacional, soberano y democrático. Para prepararlo, ya de regreso, mentalizó y fundó una Sociedad Patriótica de Amigos del País de Quito, a modo de las ‘sociedades económicas’ establecidas en España, aunque trasmutando en ‘patrióticas’, lo que le volvió sospechoso y de cuya primera sesión dio cuenta en el número inicial de Primicias, periódico de divulgación cultural y subrepticia difusión de ideas, cuya edición coincidió con la presencia en Quito de Miguel Jijón León y del obispo José Pérez Calama.

De aquella publicación aparecieron un ‘prospecto’ y apenas siete números quincenales, hasta mayo de 1792. Fue recibida con entusiasmo por algunos; con muchas críticas y recelos, por muchos. El sector españolista lo consideró peligroso. Muñoz de Guzmán, presidente de la Audiencia, suspendió la edición y elevó el caso en consulta a Madrid, pero el Consejo de Estado prohibió definitivamente la Sociedad Patriótica y su publicación.

La ideas contenidas en Primicias de la Cultura de Quito, ya como velada insinuación transformadora y aun revolucionaria, ya como proyectos concretos o puntos de vista para una acción progresista, pero sobre todo las críticas a la sociedad colonial, quedaron sembradas y comenzaron a leudar: el novedoso concepto de ‘patria’, las originales previsiones sobre pedagogía parvularia, los contactos con los jesuitas expulsos, el derecho de la mujer a opinar y culturizarse, y otros temas polémicos. Veinte años más tarde, el10 de Agosto de 1809, sus discípulos fueron los líderes del primer gobierno criollo en América, y los niños a los que se pedía reflexionar sobre la autoridad del Rey fueron soldados o combatientes por la libertad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)