Carey L. Biron

Contra desregulación de transgénicos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
22 de March de 2013 00:01

Defensores de una alimentación sana, ambientalistas y profesionales de la salud en Estados Unidos se apresuran a denunciar una reforma legislativa que, argumentan, destruirá la capacidad del Gobierno Federal y de la justicia para regular las semillas transgénicas.

El Senado tiene previsto votar durante esta tercera semana de marzo enmiendas a un proyecto que "debe aprobarse", pues destina los fondos para las actividades del Gobierno a partir del día 27 y hasta septiembre, cuando termina el presente año fiscal.

El proyecto de ley es tan importante que los líderes del Senado habían sugerido no incluir ninguna reforma que pudiera ser controvertida.

Pero a fines de la semana pasada se supo que se había propuesto de forma anónima una "cláusula" que permitiría al Departamento (Ministerio) de Agricultura rechazar un dictamen judicial que prohíba los organismos genéticamente modificados. La enmienda figura en la página 80 del proyecto de ley.

De aprobarse la modificación, aunque la justicia dictamine que el Departamento de Agricultura aprobó un cultivo transgénico particular de forma ilegal, la agencia podrá seguir incentivando el uso de la semilla en cuestión.

Aunque parece que el Gobierno mantiene la responsabilidad de la supervisión, los críticos sostienen que el impacto de esa cláusula tendrá consecuencias mayores.

"La disposición también presiona al Departamento de Agricultura, pues la obliga a aprobar de forma inmediata todo permiso para desregular los transgénicos", dijo a IPS el investigador Colin O'Neil, del Centro para la Seguridad Alimentaria, con sede en Washington.

"Básicamente, le quita la responsabilidad del control a la justicia y al Gobierno y se la entrega directamente a las compañías de biotecnología", explicó.

De hecho, el año pasado se empleó un texto casi idéntico en una enmienda hecha a un proyecto de la Cámara de Representantes, también asociada a un proyecto de ley más amplio y no relacionado directamente. En aquella oportunidad, la "cláusula biotecnológica" no prosperó. "A quienes están detrás de esos artículos les interesan los beneficios a corto plazo", puntualizó O'Neil. "Sobre la base de dictámenes de la justicia federal e informes del Gobierno que han criticado el visto bueno dado por el Departamento de Agricultura a ciertos productos biotecnológicos, creemos que necesitamos pensar a largo plazo en mejores salvaguardas para proteger de forma adecuada a todos los agricultores y al ambiente", añadió.

Esta vez, la voz de alarma la dio el senador del gobernante Partido Demócrata, Jon Tester, quien denunció lo que consideró un "regalo corporativo".

"Sus partidarios la consideran una 'garantía para los agricultores', pero lo único que realmente asegura es la falta de responsabilidad corporativa", declaró Tester.