Baher Kamal

Desastres climáticos: un desplazado por segundo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

Por: Baher Kamal
Interpress Service

El cambio climático y los eventos extremos asociados destruyeron la vida y el sustento de decenas de millones de personas en condiciones muy vulnerables, superando ampliamente el número total de víctimas dejadas por los atentados terroristas. Sin embargo, la imparable crisis climática solo recibe una ínfima atención por parte de los grandes medios de comunicación.

“Cada segundo, una persona resulta desplazada por un desastre”, señala el Consejo Noruego para Refugiados, con sede en Oslo. “Solo en 2015, más de 19,2 millones de personas huyeron de desastres en 113 países. “Esos desastres desplazan entre tres y 10 veces más personas que los conflictos o las guerras en todo el mundo”.

A medida que avanza el cambio climático probablemente genere peligros naturales más frecuentes y severos. El impacto será fuerte, alerta la organización humanitaria independiente, que provee asistencia y ayuda a las personas desplazadas por cuestiones climáticas. “En promedio, 26 millones de personas están desplazadas por desastres como inundaciones y tormentas cada año, es decir que una persona por segundo se ve obligada a huir”, observa.

“El cambio climático es el mayor desafío de nuestra generación”, indicó Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego para Refugiados, que cuenta con más de 5.000 trabajadores humanitarios en más de 25 países.Los migrantes y refugiados climáticos forman parte de la actual emergencia humanitaria. “Nunca antes desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) la gente necesitó tanta ayuda como ahora”, alertó Egeland, quien fuera secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios y Alivio de Emergencia (2003-2006).

Egeland, uno de los más activos y abiertos participantes de la Cumbre Mundial Humanitaria, realizada en la ciudad turca de Estambul el 23 y 24 de mayo, también subrayó que el sistema humanitario fracasa en su deber de proteger a la población civil.