Enrique Echeverría

Derrumbes y peculado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
26 de March de 2012 00:01

En estos últimos tiempos, cual pan amargo de cada día, tenemos información sobre los derrumbes producidos por las lluvias que afectan a las vías, cuya rehabilitación se hace de inmediato.

Estas desgracias ocasionadas por la naturaleza no son ajenas al uso de las leyes penales para perseguir a funcionarios municipales que, en vista de la urgencia de desalojar el material que obstruye el tránsito en la vía se vieron envueltos, en el pasado, en juicios penales por “peculado”.

Nos referimos al invierno de 1998, recordado como fenómeno de El Niño y de los ex alcaldes de Celica y Zozoranga (Loja) enjuiciados a pesar de haber actuado, en la limpieza de la vía, bajo el amparo del estado de emergencia.

En el primer caso y cuando ya no era Alcalde, con examen especial de la Contraloría dijeron haber encontrado lastre en el sector de Higuerón, cuya cantidad no se especificaba. Se dijo que tal lastre había sido colocado por los militares en el año 1995.

La justicia provincial aceptó que el acusado ex Alcalde había contratado 40 viajes de lastre, de lo cual había certeza absoluta; pero que la contratación verbal la realizó en diciembre de 1999 y el pago se hizo en el año 2000, con fondos municipales, sin tener –en el presupuesto- disponibilidad de dinero para cubrir costes. Este hecho llevó a los juzgadores a concluir que esa contratación …“implica haber concedido un contrato de transporte de lastre en contra de expresas disposiciones legales, acto que se subsume al delito de peculado”. El ex Alcalde fue condenado a seis meses de prisión por la justicia de Loja. La sentencia fue revocada por la Corte Suprema, pero el acusado tuvo una larga época de sufrimiento y destrucción de su economía, por la expectativa de que finalmente, pararía con sus huesos en la cárcel.

En cuanto al segundo ex Alcalde, igualmente por limpieza de derrumbes en el sector Utuana, prevaleció la tesis de que la limpieza fue realizada por el Consejo Provincial de Loja y no por la Municipalidad de Zozoranga, bajo la Alcaldía del acusado.

Argumentaron –en defensa- con testimonios del Párroco del sector de la obra; del Teniente Político de Tacamoros y otros, pero el Tribunal, aceptando un informe de perito concluyó que en dicho informe están los derrumbes …“que son y los que no son”. En la defensa se arguyó que el cálculo del material de los deslaves lo hicieron posteriormente, usando tan solo una cinta métrica y un jalón. En este caso, el ex Alcalde fue condenado a tres años de privación de la libertad y hasta hoy, está en la cárcel.

Con estos antecedentes, y si mañana usan las mismas prácticas pasadas, ¿cuántos juicios por peculado se producirán sobre los numerosos derrumbes provocados por el invierto del año 2012?: ¡Vuestra atención y preocupación, señores alcaldes y funcionarios de esas obras!