Dennis Rodríguez

'La situación en Venezuela no es normal'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 114
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 8

Si se echa un vistazo más profundo y se realiza un ejercicio de perspicacia, es posible inferir que en estos días se ha producido en Venezuela lo más parecido a un ‘putsch’. Pero no uno cualquiera, sino uno blando y militar.

El proceso se asemeja mucho a un ‘golpe’, pero se ha evitado que se vea como un cuartelazo... Es decir, se han guardado las apariencias.

¿Por qué hay motivos para esbozar una tesis así? Muy sencillo: El ministro venezolano de Defensa, el general Vladimir Padrino López, ha acumulado en estas semanas mucho poder, funciones y responsabilidades como para ser considerado el verdadero ‘hombre fuerte’ de la República Bolivariana, que continúa sumida en una severa crisis institucional, económica, social, ética, moral...

El general Padrino López -y no el presidente Nicolás Maduro, el negado sucesor del fallecido Hugo Chávez- ahora aparece como el responsable de múltiples tareas. Tiene bajo su responsabilidad, por ejemplo, la distribución de los alimentos a la población a través de la recién creada Misión de Abastecimiento Soberano, que lógicamente él dirige.
Además, los militares a las órdenes del alto oficial asumieron ya el control de los cinco principales puertos del país por los cuales salen y entran todos los productos que se comercializan y exportan.

No solo eso: existen motivos para creer que, de forma paulatina, asumirá más y más funciones y poder. Así, con seguridad, la Venezuela del Libertador Simón Bolívar cada vez se asemejará a un ‘calco’ de la Cuba de los hermanos Fidel y Raúl Castro.

Una coyuntura irregular, como en efecto lo es el virtual ‘trapaso’ del mando a los uniformados, ya ha activado la reacción del secretario general de la OEA, el excanciller uruguayo Luis Almagro. El funcionario, un acérrimo crítico del heredero político del exteniente coronel de Paracaidistas, ha dicho que la situación institucional de Venezuela “no es normal”.

En todo caso, este proceso anómalo solo ratifica algo que ya se sabía: Maduro ha confirmado su incapacidad para ejercer el cargo y, de facto,lo ha entregado a Padrino López. Habrá que ver si este puede con el complejo encargo o si Venezuela sufre más por las calamidades causadas por el chavismo.