Roberto Salas

Deforestación y Amazonía

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
8 de June de 2013 00:01

Es fundamental apoyar la preservación de la riqueza natural amazónica para el desarrollo sustentable de la zona y garantizar su influencia positiva en el equilibrio ambiental global.

El 20% del bioma amazónico ha sido deforestado, en su mayoría ilegalmente, fundamentalmente por el crecimiento de la demanda de madera y la presión por nuevos cultivos agrícolas y ganadería. Y es un fenómeno que se expande. La Región del Chaco, que involucra a Paraguay, Argentina y Bolivia, segundo bioma más grande de Latinoamérica, también se sigue deforestando, y más rápido que la Amazonía.

Si reconocemos que la gran demanda de madera es un impulsor de la deforestación, aumentar los bosques plantados de manera sustentable es un imperativo. De los 4 000 millones de hectáreas de bosques totales en el mundo, los bosques plantados son apenas el 7%, pero representan el 50% de la producción global de madera, demostrando así su altísima productividad, lo que puede mitigar el problema central.

Ya el Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sostenible, en un estudio sobre el mundo en el 2050, determinó que aumentar al menos en 60% los bosques plantados, podría evitar la tala ilegal de bosques nativos significativamente.

Se ha demostrado que las iniciativas colaborativas multi-sectoriales de empresas, gobiernos y sociedad civil, tienen gran oportunidad de impacto.

El uso de tecnologías innovadoras, como el apoyo al programa de monitoreo satelital de deforestación, Red Amazónica de Información Satelital Geo-referenciado, ha tenido gran protagonismo en reducir la deforestación en 86 000 km2, equivalentes a una área de Costa Rica y El Salvador juntos en los últimos cinco años.

Otra iniciativa, liderada por la WWF con empresas forestales y organizaciones estatales, es la creación de nuevos estándares para Plantaciones de Nueva Generación, desarrollando bosques con tecnologías de avanzada y potenciando mayor productividad con mejores impactos sociales y ambientales al mismo tiempo.

Adicionalmente, se han multiplicado los programas de empresas involucradas en Negocios Inclusivos, principalmente para el aprovechamiento responsable de recursos naturales locales para la industria química, farmacéutica, cosméticos, ecoturismo, en conjunto con las comunidades autóctonas, generando empleos alternativos y compartiendo los beneficios.

Finalmente, la preservación de bosques nativos ofrece algunas oportunidades no explotadas aún en su total dimensión. Dos ejemplos: los pagos por servicios de ecosistemas (agua, biodiversidad) y bonos por reducción de emisiones de carbono.

En conclusión, la deforestación tiene solución. Aumentar la oferta de madera, regular mejor la protección de bosques nativos, usar tecnología para monitorear y programas de incentivos para dar valor a esfuerzos de preservación, son esquemas viables y efectivos.