Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
22 de November de 2013 00:02

Veo con sorpresa que en nuestro medio ha causado gran diversión, grandes risotadas y cogidas de cabeza, la reciente iniciativa del siempre docto, el siempre ecuánime y ponderado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien hace poco decidió crear el Viceministerio Para La Suprema Felicidad Social Del Pueblo, o algo así. En mayúsculas, claro, como corresponde a todo benefactor de la humanidad. La Humanidad .

Y digo que me sorprenden tantas burlas y tantos chistes, tantas bocas abiertas, porque en esta ocasión -no sé en las demás, pero en esta sin duda-, Maduro no hace más que sublimar una actitud típica de nuestra época, en la que incurren con orgullo y dogmatismo más personas que las que uno pensaría, incluyendo a muchas, muchísimas, que se creen sensatas y que acaso se rían del Presidente de Venezuela por considerarlo un dictador y un déspota, un desatentado tiranuelo de los trópicos.

Se trata de la vieja y nefasta tradición de imponer las cosas por decreto, sobre todo aquellas que resultan más absurdas e inasibles, o más complejas y relativas, o más difíciles e indefinibles y caprichosas. La felicidad, por ejemplo. O la vida eterna. O la belleza o la verdad o la riqueza: cosas que todo el mundo querría tener, cómo no, pero que son tan personales y tan delicadas que ningún Estado (ni nadie) las puede volver obligatorias, porque entonces ha empezado la peor de las tiranías: la de las buenas intenciones.

En muchos países existen leyes que establecen una versión oficial de la historia y del pasado, con castigos severos para quienes se alejan en público de esa verdad por decreto. Y no hablo de Irán ni de Corea del Norte: hablo de Francia, de Alemania. Países que protegen la memoria para que la infamia no se repita jamás, pero que lo hacen coartando la libertad de pensamiento. Por eso, en el 2008, se escribió el 'Manifiesto de Blois': una súplica de los mejores historiadores de Europa para que nadie imponga la verdad ni por muy justa que sea.

Nos burlamos de Maduro (todo nombre es también un enigma, decía Francisco Cervantes) pero vivimos en un mundo cada vez más represivo en el que muchos hacen lo que él hace y tantos le critican. Con gente diciéndonos a toda hora qué comer y qué beber y qué ver y qué hacer y cómo vivir mejor y ser más sanos y más bellos y más puros, más justos, siempre a la fuerza. La buena vida como un mandato inapelable y orgánico. La suprema felicidad, el infierno.

A veces veo por ahí a los pobres fumadores huyendo como unos renegados. Como si sus cigarrillos fueran teas libertarias. Quizás sí.

Los vicios son el último refugio de la libertad. No sé si la frase es de Sócrates o de Keith Richards .