Columnista Invitado

La crisis de los refugiados empeora

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Casi un millón de personas cruzaron el mar Mediterráneo como refugiadas o como migrantes el 2015. Los conflictos en Siria y otras partes del mundo profundizan el sufrimiento humano; probablemente 2015 siente un precedente en materia de desplazamientos forzados, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

El documento, que cubre el período de enero a junio y que resume la situación generada en el mundo por guerras y persecuciones, presenta números rojos en las tres principales categorías de desplazados, refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internos, aquellas personas que debieron abandonar su hogar y buscar refugio en su propio país.

Las personas refugiadas, que el año pasado ascendieron a 19,5 millones de personas, pasaron el umbral de las 20 millones a mediados del 2015 llegando a 20,2 millones por primera vez desde 1992, destacó Acnur.

Las solicitudes de asilo se elevaron 78% sumando 993 000, por encima de las registradas en igual período de 2014. Y los desplazados internos aumentaron en dos millones de personas, llegando a 34 millones en esa situación, detalla la Agencia.

Los impresionantes números de la primera mitad del año pasado hacen prever que 2015 dejará por primera vez la friolera de 60 millones de personas desplazadas; una persona cada 122 que habitan el planeta se vio obligada a abandonar su hogar. “El desplazamiento forzado afecta profundamente nuestro tiempo.

Toca la vida de millones de seres humanos, tanto las de quienes se ven obligados a escapar como las de quienes los reciben y protegen”, puntualiza el alto comisionado António Guterres en el informe.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) destacó que las personas migrantes o refugiadas que llegaron a Europa por tierra o por mar este año superaron la marca del millón en el 2015, cuatro veces más que en 2014. La mayoría llegó por mar y unos 800 000 desde Turquía y Grecia. Además, la mitad procede de Siria.

Aparte de la crudeza de los números de Acnur, hay otros indicadores que muestran cómo empeora la situación en ciertas áreas claves. Por ejemplo, las cifras de retorno voluntario, las personas que se sienten seguras para regresar a su hogar cayeron y están en su nivel más bajo en tres décadas. La agencia usa este indicador como barómetro del estado global del conflicto. Hace un año, 107 000 personas querían regresar a su hogar, más que las 84 000 registradas en el mismo período de este año.

Unas 839 000 personas huyeron de su país en seis meses, un promedio de casi 4 600 al día, según Acnur. La guerra siria y sus consecuencias en la región siguen dejando el mayor número de desplazados. La presión sobre los países receptores también aumenta.