Jorge Ribadeneira

Cosas del mundo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
18 de March de 2012 00:04

Ya no hay guerras totales –como las dos malditas que desangraron al siglo 20- pero tampoco el mundo está tranquilo. El siglo 21 avanza entre amenazas, crisis, odios y gestos plausibles. Se dice que Irán e Israel tienen el dedo puesto en un gatillo con signos cercanos al átomo. Los odios no faltan. Este año se realizan importantes jornadas electorales, entre ellas algunas muy importantes en América: Estados Unidos, Venezuela, México.

En el Ecuador hay signos de campaña aunque falta casi un año para ir las urnas. Han caído varias dictaduras, pero la siria resiste y hay incertidumbre sobre el final. En varios países la prensa afronta arremetidas o escaramuzas. ¿Qué no pasa en este mundo?

Felipe Calderón entregará este año el poder. Ganó difícilmente hace seis años con su partido, el PAN, y propuso una guerra contra dos enemigos temibles, el crimen organizado y las drogas. Por lo pronto, se anota que uno de los saldos es fatal. 50 mil muertos. El resultado general es dudoso. Uno de los comentarios dice que se lanzó a la batalla sin estar bien preparado y eso no se puede hacer cuando el enemigo tiene esos nombres. México afronta la circunstancia de un vecino que se llama Estados Unidos, con algunas ventajas y muchos problemas. Parece que con las elecciones volverá al poder el PRI con su postulante Enrique Peña Nieto. En USA volvió al favoritismo el presidente Obama, pese a su caída en las preferencias. Le favorece la baja calidad de los aspirantes republicanos. Lo de Venezuela es singular, con un candidato al nuevo estilo, que lleva 13 años en el poder y aspira a sumar otros seis años y tal vez más…si logra superar el reto de una enfermedad temible.

El Jefe se cansó de Carondelet y se dio una vuelta por Turquía y España. En el caso español, hay varias explicaciones. Es un país cercano por varios lados desde hace muchos siglos y ahora sostiene un alto número de inmigrantes ecuatorianos que viven un dilema amargo. Muchos están dispuestos a regresar, otros se quedan enfrentando el reto y buena parte sigue en la duda. Murcia sigue siendo el hogar de unos 50 mil compatriotas. El interlocutor de turno, el presidente Rajoy, afronta un reto de graves proporciones con la crisis que recibió como un presente de Zapatero. La oferta emigrante para un visitante –en este caso- fue un interesante número de votos. ¿Habrá un opositor que pueda ir a buscarlos? Never. La grata escala en Turquía fue una novedad. Una sorpresa. Un país con 75 millones de habitantes que quiere –y hasta hoy no puede- entrar en la Unión Europea. Una nota del Jefe en Ankara fue la invitación a los empresarios turcos para invertir en el Ecuador con el juramento de que no van a encontrar un gobernante adverso al empresariado. Según eso, el choque con el Universo no fue por ser una empresa privada. Por lo demás un país muy interesante, muy diferente al Ecuador.