Columnista Invitado

Acuerdo con Corea del Sur 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 6
Sorprendido 2
Contento 15

Eun Chul Lee *
* Embajador de la República de Corea

La 5ta. Ronda de Negociaciones del Acuerdo Estratégico de Cooperación Económica (SECA) entre Ecuador y Corea se inicia hoy. ¿Cuáles son las razones por las que Ecuador escogió a Corea como socio comercial?

Ecuador ve en Corea un modelo de desarrollo. Corea ha alcanzado un crecimiento económico sin precedentes en solamente dos generaciones. Para Ecuador, Corea puede ser la puerta de entrada para incursionar en los grandes y dinámicos mercados asiáticos. La estructura comercial y productiva entre ambos países es complementaria: Corea exporta bienes manufacturados y tecnológicos, mientras que Ecuador exporta petróleo y productos agrícolas y del mar.

Algunos sectores temen que con este acuerdo los bienes manufacturados coreanos desplacen a los ecuatorianos. En los tratados comerciales es natural que haya pérdidas y ganancias. Véase el comercio entre Corea y Japón. Corea tiene un déficit con Japón, de donde importa partes para producir bienes de alta tecnología; sin embargo, Corea exporta esos productos a todo el mundo, compensando con creces este déficit. Un enfoque estratégico no ve el déficit con un solo país, sino el panorama completo en el que pequeñas pérdidas se convierten en grandes ganancias.

¿Pueden estos desafíos traducirse en oportunidades de desarrollo? Sí, Ecuador puede importar partes y material de alta calidad a menor precio desde Corea y producir bienes que aumenten sus exportaciones.

La industria automotriz ha sido objeto de gran debate. Si Ecuador importara a través de este acuerdo autopartes de alta calidad y las procesara para fabricar productos finales, fortalecería el esfuerzo por alcanzar la sustitución de importaciones e incrementaría la competitividad externa. Lo mismo aplica para plásticos, acero, textiles, línea blanca, metalmecánica y demás productos que se consideran vulnerables.

Ecuador, al estar dolarizado, vigila su balanza de pagos. Pero, hay que ver más allá y acoger la transferencia de tecnología, cooperación industrial y experiencias que Corea ofrece. El potencial de la inversión coreana ha aumentado significativamente en Perú y Chile desde que se firmaron los acuerdos comerciales con esos países.

Lo importante es cómo sacar ventaja a largo plazo para contribuir al desarrollo. Corea es un país pequeño, sin recursos naturales, pero su mayor motor de desarrollo es el espíritu de emprendimiento de sus empresarios, a quienes el Gobierno apoya con políticas económicas eficientes.

Creo fervientemente que la continua búsqueda de auto innovación, sin conformarse con la realidad del momento, es la parte invisible detrás del cambio de la matriz productiva. Ecuador es un país latinoamericano; paradójicamente, necesita superar estas fronteras y mirar hacia otros horizontes como lo hizo Corea. Espero que las negociaciones del SECA concluyan lo más pronto posible, para que los dos países se vean como verdaderos socios estratégicos para su coprosperidad.