Víctor Fagilde

La cooperación española

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 0
28 de agosto de 2014 00:00

Hace ya más de 25 años que la Cooperación Española (CE) llegó al país, en el que ha desarrollado un esfuerzo continuado por entender, proyectar y desarrollar acciones -de la mano de los organismos competentes ecuatorianos-. Durante ese cuarto de siglo, España ha colaborado con instituciones ecuatorianas, públicas y privadas, en proyectos de diversa índole, que van desde los esfuerzos productivos en la Sierra, hasta el apoyo a la conservación del medioambiente en Galápagos. Durante todo este período la CE ha mantenido una constante contribución a la conservación del patrimonio cultural e histórico de las bellísimas ciudades de Quito y Cuenca.

La línea de trabajo de patrimonio cultural e histórico ha tenido un especial impacto en la recuperación del Centro Histórico de Quito, en el que se han llevado a cabo grandes proyectos, como la rehabilitación del convento de San Francisco que, gracias al apoyo de la CE cuenta hoy con uno de los museos más relevantes de la ciudad, trabajo que, además, fue realizado por la Escuela Taller Quito, que desde 1992 hasta 2012 formó a más de 600 jóvenes de áreas marginales de la capital en oficios relacionados con la restauración del patrimonio.

Dentro de la colaboración de la Junta de Andalucía destaca el aporte en legislación del suelo y recuperación de espacios degradados y urbanismo. La misma institución ha impulsado la rehabilitación de viviendas en el Centro Histórico, a través del programa Pon a punto tu casa, y del de rehabilitación de edificios patrimonio, como la Casa de los Siete Patios, la Casa Ponce, y la Casa Penalillo, que rehabilitadas se ofrecen como vivienda social.

Como contribución al Bicentenario de Ecuador, España ha llevado a cabo, junto con el Municipio de Quito, la restauración de la emblemática Sala Capitular del convento de San Agustín, proyecto al que ha destinado USD 245 000, que han servido para recuperar el artesonado de la Sala, y sus cuadros, así como para la restauración de los cuadros de Miguel de Santiago -principal exponente de la Escuela Quiteña de Pintura del siglo XVII- colgados en el claustro, sin olvidar la aportación de la Comunidad de Madrid para la apertura de la sala de exposiciones.

La Sala Capitular tiene un gran valor, patrimonial e histórico, al haberse ratificado en ella el grito de independencia, el 10 de agosto de 1809. Antes de la intervención de la CE y del Municipio de Quito, la Sala se encontraba en grave de deterioro, ya que la última rehabilitación se había hecho, por emergencia, en 1988, y desde entonces la falta de conservación había dado lugar a que el artesonado se encontrara con graves deformaciones, desprendimientos y presencia de insectos xilófagos. Se hizo una intervención integral, desde la ventilación del osario, hasta la rehabilitación del techo, pasando por la restauración, reparación y limpieza de molduras y pinturas. Un buen trabajo que se inaugura el próximo 2 de septiembre.

Embajador de España en Ecuador