Walter Spurrier

Contrastes extremos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
8 de October de 2013 00:01

En la sabatina de agosto 24, el presidente Correa comentó que "todas las investigaciones nos dicen que Ecuador está a la vanguardia en la región pero en la cola por la tramitología".

En esa ocasión el Presidente se hizo eco del informe del Banco Mundial "Hacer Negocios", que pone al Ecuador en el puesto 169 entre 185 países del mundo en cuanto a facilidades para poner una empresa. Acto seguido explicó las medidas que había adoptado para facilitar drásticamente los trámites. Esto redundará que en unos dos años, la calificación del Ecuador en este aspecto mejore de manera significativa.

En lo de "vanguardia" se refiere a que en algunas mediciones comparativas con otros países de la región, el Ecuador mejora sustancialmente. En la más reciente medición de competitividad del World Economic Forum Ecuador sube 15 escaños y se ubica en el puesto #71 (de 148) muy cerca de Colombia gracias a importantes avances en parámetros donde tradicionalmente ocupaba bajas posiciones: infraestructura (#79), calidad de la educación (#62) e innovación (#58), que se suman a uno de sus más fuertes factores, la estabilidad macroeconómica (#44) que descansa en la dolarización.

Más aún, en un índice de innovación global recientemente publicado por Scientific American, en que ocupa el puesto 83 de 142, recibe una destacada calificación en el índice de eficiencia en la innovación, puesto 21 en el mundo, debido a que para el nivel de innovación de los insumos, su producción es particularmente innovadora.

Pero es inexacto que sea la "tramitología" lo principal que nos quita competitividad. Es la falta de institucionalidad. En "Hacer Negocios" Ecuador es #139 entre 185 en "protección de los inversores".

El Ecuador, junto con Venezuela y Bolivia, considera que los tratados bilaterales de inversión resultan en arbitrajes en que los árbitros pertenecen a firmas cuyos clientes son multinacionales: los dados están cargados en contra de los países. Pero la contraparte es que en nuestros países, los jueces no pueden fallar contra el Estado so pena de drásticas sanciones y pérdida del cargo.

El World Economic Forum indica que preocupa la falta de independencia del Poder Judicial (#100), lo que crea desconfianza generalizada en el marco jurídico.

Incluso el Índice de Innovación Global, que tan buenos comentarios hace del país, le da puesto #131 en instituciones, por la falta de seguridad jurídica, libertad de prensa, rigidez laboral.

En los seis años de Correa hemos hecho importantes progresos en infraestructura y educación. Pero nos rezagamos en institucionalización.

Damos marcha atrás en libertad de prensa.

La justicia nunca ha sido buena, pero hoy está alineada con el Ejecutivo, lo que la torna en arma de quienes están cercanos al Régimen contra los demás ciudadanos.