Sebastián Mantilla

Contrabando de combustibles

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
6 de November de 2013 00:01

El Estado ecuatoriano gasta anualmente cerca de siete mil millones de dólares en subsidios. De acuerdo a las cifras oficinales, el 68,74% del total corresponde al subsidio de los combustibles, lo que representa en términos monetarios 4 539 millones de dólares.

El subsidio del precio de los combustibles ha hecho que en la frontera norte y sur del país prolifere el contrabando.

Si en Ecuador el galón de gasolina cuesta USD 2,00, en Colombia vale 6,00 y en el Perú 8,00 dólares. En el caso del gas licuado de petróleo las diferencias son más importantes. El costo real de un cilindro de gas de 15 kilos es de 12,00 dólares, sin embargo, se vende a 1,60. Es decir, el Estado subsidia el 89% del precio del gas, siendo apenas el 11% lo pagado por los consumidores .

Aunque no hay cifras oficiales de la salida ilegal de combustibles a través de nuestras fronteras, un estudio realizado en el 2010 por la Universidad Católica estima que el contrabando del gas licuado de petróleo llega al 22%, de diésel al 13% y de gasolina al 7%.

¿ Qué quiere decir esto? Que el perjuicio anual al Estado ecuatoriano representa 146,65 millones de dólares por concepto del gas, 251,54 millones en diésel y 123,02 millones en gasolina. Es decir, una pérdida para el Estado de 521,21 millones de dólares al año .

No obstante, si calculamos no lo que pierde el Ecuador sino lo que ganan quienes viven del contrabando de combustibles, las cifras son millonarias. Tomando como referencia los precios de venta al público del gas, diésel y gasolina en Colombia y Perú, estamos hablando de un negocio que genera cerca de mil novecientos millones de dólares al año.

Esto hace prácticamente muy difícil el control por parte de las instancias del Gobierno. Incluso el contrabando persiste pese a que las cifras de incautación han aumentado en los últimos dos años tanto en la frontera norte y sur.

Esto ha hecho que a lo largo de nuestras fronteras (e incluso en la Costa, ya que una parte del contrabando de combustibles sale en embarcaciones de pesca) prolifere una economía informal. Una economía informal que tiene que ver con el nivel de rentabilidad de las actividades ilícitas pero también con factores geográficos, niveles de pobreza y asimetría, eficiencia de las autoridades en actividades de control e interdicción.

Cuando se analiza el problema del contrabando de combustibles no solo debe verse en términos del perjuicio económico para el Estado sino en términos de seguridad. El aumento de la economía informal en las fronteras es una amenaza ya que agentes y organizaciones delictivas adquieren cada vez más poder, limitando con ello la acción del Estado a través del control de zonas y mermando la capacidad de control de sus instituciones .