Rodrigo Borja

Contaminación planetaria

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 7
Contento 4

Mañana se iniciará en París la 21ª “Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático”, con la asistencia de gobernantes o representantes de 193 Estados del mundo, para aprobar un compromiso internacional vinculante de reducción mundial de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las anteriores conferencias en Berlín, Kyoto, Nairobi, Copenhague, Cancún y otras ciudades resultaron decepcionantes porque no quisieron o no pudieron aprobar medidas concretas de control de las emisiones contaminantes que, al condensarse en la atmósfera, forman la capa de gases de efecto invernadero, que calienta la superficie terrestre y causa terribles fenómenos climáticos. Esperamos que esta vez la Conferencia de París quiera y pueda hacerlo.

Dos grandes problemas de la humanidad en los próximos años serán: los desórdenes del clima y la escasez de agua dulce, que causarán millones de víctimas. Eso afirma “Global Trends 2015”, escrito por un equipo multidisciplinario de científicos norteamericanos, que formuló una prognosis del mundo cuyas profecías han empezado a cumplirse.

El planeta está azotado por huracanes, tornados, olas de calor o de frío, sequías, lluvias diluviales, inundaciones, tifones, tornados, trombas marinas y otros desórdenes climáticos causados por el “efecto invernadero” de seis gases lanzados hacia la atmósfera por las actividades humanas: dióxido de carbono (CO2), metano, óxido nitroso, hidrofluorocarbonos, perfluorocarbonos y hexafluoruro de azufre.

Los países industriales tienen la mayor culpa en la tragedia planetaria. Según el “Potsdam Institute for Climate Impact Research”, si todo sigue igual, en el 2020 China lanzará al espacio 11 292 millones de toneladas de gases contaminantes y EE.UU. 6 308 millones. Les seguirán India, Rusia, Brasil, Japón, Alemania, Indonesia, Canadá, México, Inglaterra, Australia, Irán e Italia. Pero los países del Tercer Mundo son también culpables de la masiva deforestación que, al destruir las selvas y los bosques, lanza a la atmósfera más del doble de dióxido de carbono que la combustión industrial. China, India, Brasil, Indonesia, Colombia, Costa de Marfil, Tailandia, Laos, Nigeria, Filipinas, Myanmar y Perú son, en este orden, los mayores contaminadores por deforestación.

El economista Nicholas Stern sostiene que, en escala global, la agricultura y otros usos de la tierra son causantes del 32% de las emisiones de CO2, la producción de energía el 24%, la industria el 14%, los transportes el 14% y otras actividades el 16%.
Los bosques almacenan unos 200 000 millones de toneladas de dióxido de carbono y, a través de su metabolismo, lo transforman en oxígeno. Por eso son tan importantes. Cada metro cuadrado de selva amazónica absorbe 8,3 moles de CO2, lo cual significa que la cuenca del Amazonas sirve de sumidero para la décima parte de las emisiones mundiales de este gas.