César Montúfar

La señal

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 28
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 45

Está claro que el oficialismo no va a abrir ninguna posibilidad para que los ciudadanos se pronuncien en consulta popular sobre las enmiendas constitucionales.

La Corte Constitucional y el CNE van a negar cualquier petición que se realice en ese sentido. La respuesta ha sido política. La consulta no procede porque no le interesa al Gobierno. El Presidente llegó al absurdo de plantear, planteamiento que siguió el CNE al pie de la letra, que todo pronunciamiento ciudadano sobre un tema constitucional implicaría enmienda o reforma de la Constitución. Pero ese no es el problema. El problema es lo que dicen las encuestas y estas indican, no solo que la gente mayoritariamente quiere consulta, sino que tesis como la reelección indefinida pierden terreno; no tienen apoyo.

En ese sentido, si los ecuatorianos nos pronunciáramos en las urnas sobre el tema, el resultado significaría la primera gran derrota electoral de la revolución ciudadana; antesala de una posible pérdida mayor en el 2017. Entonces, el problema es sencillamente que el campeón ecuatoriano de elecciones que desde 2006 ha sido Rafael Correa no lo sería más y que ahora tiene pánico de acudir a las urnas. Mohamed Ali rehuyendo el combate y pidiendo a las asociaciones mundiales de boxeo que se inventen cualquier pretexto para que no haya pelea.A no dudarlo, este sí es un gran cambio en el escenario político ecuatoriano. Es una señal de que vivimos en otro momento. Solo así se explica la obstinación y el indecoro con que el CNE y la CC han obstaculizado las propuestas de consulta. Todo ello no constituye una mala, sino una buena noticia para la oposición.

Con su negativa ellos han parado una olla de presión que tarde o temprano estallará. Poner una mordaza a la opinión popular es una jugada muy peligrosa para el poder, pues deja abiertas heridas que no cicatrizarán ni con quintales de maquillaje. El maquillaje sirve para cubrir imperfecciones cutáneas, pero no oculta el mal olor.

Pero la señal no es únicamente la de un cambio coyuntural del ánimo ciudadano respecto a determinadas decisiones del Gobierno, sino que topa la naturaleza misma del régimen político. Y esto es lo importante. Hasta ahora el correísmo fue un régimen plebiscitario, es decir, se consolidó a base de respaldo electoral. Hoy la vocación de la llamada revolución ciudadana es la opuesta. Ya no le interesa basar su poder en las urnas, sino asegurarlo mediante el control institucional y violaciones a las reglas que ellos mismos impusieron. En otro momento, Correa hubiera sido el primero en convocar a una consulta popular para obtener luz verde para su reelección indefinida. Hoy se esconde en decisiones ilegales de las instituciones que controla. En 2011, para la consulta de ese año, Correa dijo sin tapujos que necesitaba meter la mano en la justicia; en 2015 se da vueltas sobre la reelección indefinida y esconde su deseo en decisiones que supuestamente son de otros.

Las señales no marcan el futuro, solo indican oportunidades y amenazas. Todo depende de cómo leerlas y aprovecharlas.