María Cárdenas R.

¡A construir!

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
20 de April de 2012 00:01

Nada que más me llame la atención, igual que a muchos visitantes, que la feria inmobiliaria que se lleva a cabo en Quito, considerando sobretodo, que no es la única que se realiza en la ciudad ni en el país. Clara demostración de una ciudad que crece a velocidad vertiginosa, donde apartamentos y casas, en la urbe o valles circundantes, se venden con rapidez impresionante. Incluso permitiendo al posible comprador escoger, a su gusto y necesidad, entre casas de USD 20 000 hasta otras por cantidades mucho más altas. Se ofrece por doquier construcciones inteligentes, novedad en los últimos años, para vivienda u oficinas en zonas comerciales o empresariales. La ciudad se expande a lo largo de grandes avenidas y calles más pequeñas, en urbanizaciones o exclusivas torres, casas unifamiliares o adosadas.

Los terminados son de todo tipo, a pesar de que la mayoría dicen ser de lujo, pero aún con este calificativo alcanzan para todo tipo de bolsillo. Hay oferta de fincas vacacionales en áreas cercanas a la ciudad como el lago San Pablo o Mindo, además de casas de playa en diferentes provincias. Pero, estas, no son de mi preocupación actual, pues no afectan mayormente la vialidad urbana, aunque sí las diferentes salidas de la misma. Así mismo proyectos de vivienda y oficina que fácilmente ronda en los USD 1500 el metro cuadrado.

El bono de la vivienda, cantidad nada despreciable, hoy cubre soluciones habitacionales de hasta USD 20 000 que pueden ser entregadas sin terminados o en obra gris, de tal manera que el adquiriente las termine según sus posibilidades; lo que me hace dudar de la dignidad verdadera que este apoyo trae al pueblo en general, a parte de los miles de votos que depositarán en las cercanas votaciones.

La industria de la construcción está en su apogeo y bien por ellos, por este boom que aparece gracias al aporte del Biess y la banca privada que ofrecen productos que ayuden a todos a lograr su sueño, que así se mantenga.

Por el momento, en una sola feria hay 500 proyectos desde USD 15 000 por unidad.

Un techo es el sueño de toda persona y la mayor aspiración del ser humano luego del alimento y la salud. Una vez logrado, las preocupaciones se dirigen hacia otros ámbitos que sobrepasan lo personal para entrar en lo comunal. ¿La pregunta del millón? ¿La ciudad, el gobierno local, está respondiendo a este crecimiento ilimitado y vertiginoso con vías y servicios indispensables como agua potable y luz eléctrica? ¿Existe la planificación en este Municipio? Aparte de las cosméticas soluciones que sin duda se ven bonitas, ¿están tomando decisiones que afecten positivamente a la población que paga impuestos?