Óscar Vela Descalzo

La conjura de los necios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 10
Contento 0

Una de las obras maestras de la literatura estadounidense es ‘La conjura de los necios’, escrita en 1962 por el joven John Kennedy Toole (Nueva Orleans, 1937-Biloxi, Mississipi, 1969). Esta hilarante caricatura de la clase media americana, retratada por el autor en un aura permanente de amargura y frustraciones, tiene como protagonista principal a Ignatius Reilly, un personaje desaliñado, anarquista, egoísta y pendenciero que, desde una perspectiva extremadamente particular, pretende revelarse contra una sociedad hundida en el consumismo y la mediocridad más absurdos.

Ignatius Reilly es uno de esos personajes inolvidables de la literatura. Diseñado por su autor de manera magistral como un garabato obeso, sucio y malcriado al que le atribuye una personalidad arrolladora y delirante, es la encarnación del niño grande que el prototipo de los estadunidenses de clase media lleva en su interior.

Escrita con gran sentido del humor y un punto de vista profundamente ácido y crítico, ‘La conjura de los necios’ tiene la virtud de hacer reír al lector y, al mismo tiempo, sumirlo en el desconcierto y la tristeza de verse reflejado en la asfixiante sociedad contemporánea.

Los miedos irrisorios, la paranoia colectiva alentada por el sistema y la hilaridad satírica de los personajes y sus situaciones, son la constante de este clásico de la literatura contemporánea.
Pero la tragicomedia de esta obra genial de John Kennedy Toole no sólo está en los dobleces de sus páginas, sino especialmente en un nacimiento azaroso con varios rechazos editoriales, lo que, al parecer, llevó al autor, enfermo y desgastado, a sus treinta y dos años de edad, a quitarse la vida aspirando los vapores malditos del escape de su coche sin prever jamás el éxito universal que alcanzaría su obra.

Años después de su muerte, la propia madre de Toole deambulaba por las editoriales rogando que alguien pusiera los ojos en el manuscrito de ‘La conjura de los necios’. Finalmente, el autor Walter Percy se apasionó por la obra y esta fue publicada en 1980. John Kennedy Toole y su novela recibieron en forma póstuma el Premio Pullitzer de ficción en 1981 y el premio a la mejor novela de lengua extranjera en Francia en el mismo año.

El talento de John Kennedy Toole se vio reflejado también en “La Biblia de Neón”, novela escrita por él a los dieciséis años de edad y que fue publicada después del éxito arrasador de la ‘La conjura de los necios’.

¿La muerte y el autor sellaron de este modo un curioso y tácito acuerdo? Nunca se conocerá la respuesta, pero la verdad es que el escritor decidió su destino final y, sus dos obras, injustamente condenadas por el comercio editorial al anonimato, salieron a la luz años más tarde para deleite de los lectores.

ovela@elcomercio.org