Carlos Jaramillo

Confusión histórica

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
23 de November de 2013 00:02

Han comenzado ya los preparativos para el homenaje anual que se rinde a Quito el 6 de diciembre. Desde tiempos remotos el Cabildo capitalino celebraba en esa fecha el aniversario de la fundación española de la ciudad con la consabida sesión solemne, la inauguración de obras y algún acto adicional.

Por iniciativa del diario quiteño Últimas Noticias, desde 1959 esa casi desapercibida conmemoración se transformó en una festividad apoteósica, en la que se hace gala de civismo, amor a la ciudad y alegría, aunque algunos historiadores sacaron a relucir más tarde que esa fecha no corresponde a la fundación sino a la "instalación" de la villa de San Francisco de Quito sobre las ruinas humeantes de la centenaria ciudad indígena, incendiada por Rumiñahui por la presencia de los conquistadores ibéricos.

La historia contempla que en el pueblo indígena de Riobamba y no en Cicalpa, como se decía en principio, el mariscal Diego de Almagro fundó la ciudad de Santiago de Quito el sábado 15 de agosto de 1534, fiesta de la Asunción de la Virgen y el viernes 28 del mismo mes y año, en el mismo lugar, fundó la villa de San Francisco de Quito.

Ricardo Descalzi dice que se colige que, si bien se fundó la villa San Francisco de Quito en Santiago de Quito o sea en Riobamba, debía erigirse, como así se hizo, en el asiento indígena llamado Quito, que se halla a 30 leguas de distancia, para lo cual Almagro designó Teniente Gobernador a Sebastián de Benalcázar, quien entró con 200 hombres, tomó posesión e inauguró esta ciudad el domingo 6 de diciembre de 1534, acto que consideran que, por tanto, no fue fundación sino "instalación". De inmediato hizo la distribución de lotes. Es así que surge cierta confusión sobre las características de la fundación y el nombre del fundador.

Así mismo hay vacíos históricos en lo que respecta a la fundación de Loja, ciudad que el 18 del presente mes celebró el CXCIII aniversario de la incruenta proclamación de su independencia. Los historiadores coinciden en que, por orden de Gonzalo Pizarro, Alonso de Mercadillo fundó la ciudad de Loja en el delta de los ríos Pulacu y Guacanamá, en el valle de Cangochamba y que, por lo malsano y poca fertilidad de dicha llanura, se hizo una nueva fundación en el valle de Cuxibamba, en el delta de los ríos Zamora y Malacatos. Pero no se sabe a ciencia cierta dónde están ubicados la primera llanura ni el delta de los ríos mencionados y tampoco las fechas de las dos fundaciones, pues no se ha encontrado ninguna acta que registre esos, pero hay indicios de que la primera se habría efectuado en 1546 y la segunda y definitiva el 8 de diciembre de 1548, fecha en la que se celebra actualmente.

Un ilustre lojano comentó: "Loja, como ocurre con las matronas virtuosas del pasado, apenas tiene historia".