Martín Dassum

La tecnología, ¿por qué no?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 4

La presencia de la tecnología en nuestra vida es una constante. El Smart Phone es un compañero diario desde que amanece hasta que nos disponemos a dormir, la computadora ocupa buena parte del tiempo en nuestras tareas profesionales y personales, pedimos taxi por un app y lo pagamos en línea. Y otro app nos indica, mientras caminamos por el mall, qué almacenes están cerca y qué productos podemos hallar.

El viajero puede tomar un auto en un lugar y entregarlo en otro, sin necesidad de interactuar con nadie, Compramos cosas por internet y nos llegan al domicilio.

En el campo profesional e industrial: robots operando quirúrgicamente a personas, impresiones en 3D de elementos que hasta hace poco eran impensables, por ejemplo una casa completa. Un dispositivo en tu corazón que le advierte al doctor en otro lado del mundo que te va a dar un infarto y satélites dando vueltas por el espacio interestelar recolectando información vital para entender el universo.

El fútbol nunca ha sido mi fuerte, y en realidad poco seguimiento le doy al tema, me entero de los partidos de la Champions League con al menos dos días de retraso y del campeonato nacional poco sé. La Liga no va bien este año y el Delfín sorprende. También sé que hay una copa en nombre del Rey de España y que Valencia ya es capitán del Manchester, felicitaciones para nuestro compatriota.

Como pocas veces, el domingo revisaba un resumen deportivo, jugaban equipos del exterior. Como de costumbre pasaron los goles más importantes y dos de ellos se marcaron por penal. Ambos fueron mal pitados, la viveza del delantero experto se impuso a la precisión del árbitro y juez de línea, ellos marcaron penales y en realidad no ocurrieron. En el primer caso era el segundo gol de un equipo que terminó perdiendo por seis tantos a dos, poco importaría la decisión. En el segundo caso fue el gol que le dio el triunfo al equipo.

Aficionado al tenis sí soy. Servicios con velocidades de 140 a 200 Km/h que terminan en un ace y que el juez podría difícilmente visualizar. No importa, cuenta con la ayuda de la tecnología, la revisión posterior para determinar si la pelota ingreso a la zona de servicio. Esto le da precisión y justicia al proceso.

En el caso del fútbol, me preguntaba por qué no harán lo mismo, la revisión de la jugada en pantalla gigante, para que el árbitro y sus tres colegas de cancha puedan cerciorarse si realmente están tomando una decisión correcta al pitar al menos la infracción en el área chica.

Comentando esto con mi hijo, el sí muy pendiente y conocedor del balón pie mundial me decía que le quita emoción y que no considera adecuado que se haga esto, ya que no permite que la decisión del árbitro sea en tiempo real. Opinión bastante generalizada al parecer, he consultado con algunos amigos y coinciden. En este caso la tecnología no es para el futbol, Y ¿por qué no?

Columnista invitado