Hernán Crespo Bermejo

En memoria de Hernán Crespo T.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 28

Después de semanas de inquietantes rumores sobre el destino de las piezas del patrimonio del que fuera, primero, el Museo del Banco Central y, más tarde, el Museo Nacional del Ecuador, la noticia de la reapertura del Museo el próximo 18 de mayo, resultó alentadora.

Hernán Crespo Toral fue un apasionado del Ecuador, de sus gentes y sus paisajes y luchó con tenacidad y convicción para construir un “Proyecto de Nación”. Un proyecto integral que se fundamenta en el orgullo por lo propio: la identidad plural y el patrimonio tangible e intangible de las diversas culturas que habitaron y habitan el territorio ecuatoriano.

En 1960, Guillermo Pérez Chiriboga, entonces Gerente General, le encomendó la creación del Museo del Banco Central, BCE, con el objeto de asumir la investigación, catalogación, conservación y exposición de las colecciones arqueológicas en custodia del BCE.

El Museo Arqueológico y las Galerías de Arte se inauguraron el 1 de diciembre de 1969. Desde entonces y hasta 1984, la visión, la energía y la gestión de Crespo Toral, director fundador del Museo, lo convirtieron en un referente nacional e internacional por su compromiso con el rescate y la puesta en valor del patrimonio, por su museografía innovadora y por sus programas de investigación y difusión de la cultura. Además de la consolidación de sus fondos de arqueología, arte colonial y republicano, arte contemporáneo, etnografía y numismática, la labor del Museo franqueó sus muros. De entre los muchos proyectos durante 25 años destacan:

La creación de la Comisión Regional del Patrimonio Artístico Nacional, el Museo Antropológico (Guayaquil), el Centro de Investigación y Cultura (Cuenca). La concepción y desarrollo de un programa de investigación, salvamento y revalorización del patrimonio con la restauración arqueológica en Ingapirca (Cañar), Rumicucho, Cotocollao y Tulipe (Pichincha), Pumapungo (Azuay), La Tolita (Esmeraldas); y de monumentos arquitectónicos como: el convento de San Diego (Pichincha), la iglesia de Guangaje (Cotopaxi), el Museo Camilo Egas y el Centro Cultural San Sebastián (Pichincha), el convento de las Madres Conceptas (Chimborazo), la Casa Verde y la Iglesia del Morro (Guayas) y el Museo de las Conceptas y la Casa de la Temperancia (Azuay). Las exposiciones temporales y la exposición itinerante “Tesoros del Ecuador” (1975), en diversas capitales de Europa y Asia. La repatriación de más de 9.000 piezas arqueológicas, exportadas ilegalmente a Italia, tras una acción pionera en el ámbito jurídico internacional (1983).

En memoria de Hernán Crespo Toral, visionario infatigable, en recuerdo del Museo que amó y ante su inquebrantable compromiso con el Ecuador, estaremos atentos a la reapertura del Museo Nacional y la restitución a la ciudadanía de sus invaluables tesoros.