Pablo Ortiz García

Por decreto

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 0

¿Los artistas nacen o se hacen? Un pintor, un escritor, un músico, un escultor, ¿pueden dibujar, redactar, componer o esculpir una obra porque una norma legal les obliga? ¿O requerirán de ese instante de genialidad para imaginar y luego crear su obra que más tarde será conocida y aplaudida por la sociedad?

Son pocas las personas que han sobresalido con una obra artística cuya idea no es del autor sino de la persona que la ordena previo el pago correspondiente. Los genios en estas actividades son artistas, personas con un don especial que los diferencia de los demás. No son comerciantes que ejecutan una labor intelectual por el “cochino” dinero.

A los artistas les corre por las venas esa creatividad que les permite deleitar a quienes aprecian su trabajo artístico. Se sientan, meditan y un tiempo después se disfruta de la obra. También hay de los otros, a los que no los considero artistas, como los escritores de loas a favor de una persona, o aquellos copiones de cuadros.Estimado lector, sea cual fuere su opinión a lo expresado en el párrafo anterior, le cuento que en Ecuador se busca confeccionar artistas para contratar obras bajo pedido y por necesidad de obedecer una disposición legal expedida por el Líder. Ese toque de magia, chispa, creatividad, hasta picardía, solo quedará en la historia de los grandes compositores nacionales de antaño.

Hoy se trabaja en un pentagrama bajo pedido, con dinero de por medio y la urgencia de cumplir un par de artículos de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) y de su Reglamento. Pocos serán los que nos deleiten con una creación musical nacida de una noche de inspiración profunda. De una mañana de alegre despertar, o de una tarde de melancolía. De un día de bohemia.

Ahora, por disposición de los artículos 103 de la LOC y 75 del Reglamento de esa Ley, la música se compondrá “al peso”. Como la Ley ordena que “la música producida, compuesta o ejecutada en Ecuador deberá representar al menos el 50 por ciento de los contenidos musicales emitidos en todos los horarios”, habrá que contratar a artistas para que hagan “más que sea” algo para completar el porcentaje dispuesto en la LOC. Es una competencia, en cuanto a los porcentajes, desigual: Ecuador 50 por ciento, resto del mundo 50 por ciento.
Por capaces y creativos que sean los músicos nacionales, ¿igualarán al número de obras de países más prolíficos y con más artistas?

Muchas de las piezas musicales serán escritas sin el sentimiento y la fuerza requerida en cualquier composición.Por decreto inventar obras musicales, como por decreto comer lo que la autoridad disponga, o por decreto dejar de comprar licores en ciertos días, o por decreto parar las fiestas a determinada hora. Por decreto disponer qué música se escucha. O por decreto reformar la Constitución para dar gusto a ciertos personajes…