Martín Pallares

CNE: pesadilla confirmada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 178
Triste 4
Indiferente 7
Sorprendido 1
Contento 19

Aquellos que en un momento fueron tildados de apocalípticos agoreros del desastre por decir que el Ecuador caminaba hacia un sistema político que tiene cualquier cosa menos de democracia republicana, ayer fueron testigos de al menos dos hechos que les podrían estar dando la razón.

Por un lado está lo que ocurrió en el Consejo Nacional Electoral (CNE), que bendijo un informe en el cual califica como candidatos “más idóneos” para ser miembros del llamado Quinto Poder a personas que están estrechamente vinculados con el Gobierno, es decir con el Poder Ejecutivo. Así es como se confirmaron aquellos pronósticos que decían, incluso durante el entusiasmo de Montecristi, que el denominado Quinto Poder (que elige a los poderes y funcionarios que supuestamente van a ser los contrapoderes del Ejecutivo) terminaría por consolidar la concentración de poderes.

Lo ocurrido en el Consejo Electoral se agrava por un antecedente no menos sombrío. Hace pocos días, el presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, había anunciado que los expedientes de los candidatos para el Quinto Poder no serían publicados para que se no se produzcan “circos, shows o persecuciones a postulantes”.

Según la concepción de democracia que parece tener Pozo, la información en manos de la sociedad solo puede transformarse en circo y relajo y no en más participación y democracia, como se supone. Lo más curioso es que este “celo” por evitar que las hojas de vida de los postulantes circulen, para evitar “circos”, como dicen, contrasta con otras formas de ejercicio del poder como cuando el Presidente de la República muestra en sus shows de los sábados las fotografías de los periodistas a los que considera como sus enemigos. O de aquel diario oficial que publicó los correos electrónicos de Martha Roldós, conseguidos de forma ilegal.

El otro hecho que le está dando la razón a los agoreros del desastre es la publicación el día de ayer del informe de Freedom House sobre libertad de prensa en el mundo. El Ecuador, durante la presentación del informe, fue mostrado como uno de los países con mayor y más dramático deterioro en la libertad de prensa en el planeta y aparece ya en el mapa pintado de rojo junto a Venezuela, Cuba y México. La fotografía del mapa elaborado por Freedom House en la cual se veía al Ecuador pintado de rojo circulaba ayer profusamente en redes sociales en todo el mundo. Sin duda, es una imagen que ofende al prestigio del país.

Lo expuesto por Freedom House ayer no es sino la confirmación de lo que muchos advirtieron hace dos años cuando se aprobaba la Ley de Comunicación. La creación de una institucionalidad reguladora de la prensa ejercida por organismos vinculados con el Ejecutivo, tarde o temprano, terminará causando distorsiones a la libre expresión en los medios, se advirtió entonces.
Algunas advertencias de los agoreros del desastre del pasado se están cumpliendo. ¿Pasará lo mismo con las restantes?

mpallares@elcomercio.com