Gustavo Lovato O.

La Sinfónica Nacional

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 18

Con un concierto maravilloso cargado de emociones, la OSNE acaba de celebrar 68 años. Varios componentes de este evento evidencian el cambio y la evolución de esta agrupación sinfónica: obra de estreno mundial (“Tientos”) del compositor ecuatoriano, Jorge Campos, el solista ecuatoriano de talla internacional, Felipe Luzuriaga en el complejo concierto para violín de Brahms, la dirección del más importante director de orquesta ecuatoriano de todos los tiempos y actual director titular de la OSNE, Álvaro Manzano, el estreno nacional de la suite orquestal del Caballero de la Rosa de Richard Strauss y la mejor sala de conciertos del Ecuador, la Casa de la Música.

La obra de encargo “Tientos” (2017), de Campos, nos actualiza en materia de tímbrica orquestal y nos permite disfrutar de un refinado producto del lenguaje musical contemporáneo. Sutilezas sonoras (inicia con el sonido del crótalo y prosigue con un acorde tenue de las cuerdas) se conjugan con pasajes orquestales virtuosos (los vientos y especialmente la percusión se destacan con roles solistas importantes) que desarrollan un discurso musical coherente que no descuida la relación tensión- relajamiento y nos hace recordar la famosa forma “en arco”. El final que incluye trompeta y soprano solista (Melanie Auz) resuelve las tensiones emocionales que se difuminan en la calma del timbre, la luz y el espacio. ¡Bravo Jorge!

El Concierto para violín y orquesta de Brahms fue sutil y magistralmente interpretado. Tempos justos (mérito del director) y un sonido elegante (sin exageraciones) desde el inicio dieron un carácter muy estructurado a la obra. El virtuosismo sin desbordamientos y la cadencia impecable del solista en el primer movimiento son de remarcar; la introducción de los vientos-madera (afinadísimos) y la ejecución inspiradísima del solista fueron inmejorables en el segundo y aunque para el tercero las energías parecían agotarse el cierre fue sobrio y sin sobresaltos. ¡Bravo Felipe!

En el intermedio se entregó sendos reconocimientos a la orquesta y al percusionista Pablo Valarezo. ¡Bravo Pablo!

La segunda parte del programa presentó un estreno nacional de la obra El Caballero de la Rosa del compositor Alemán Richard Strauss. Obra compleja en la que toda la orquesta alcanza niveles altos de virtuosismo, pero, particularmente el cuarteto de cornos se destaca (estuvieron impecables). Además de ser una muestra perfecta de la forma musical, lo es del Vals Vienés: refinado, galante y sobrio en el cual, el maestro Manzano, parece sentirse extremadamente cómodo, sin dificultad para las elongaciones propias del género y que conllevan siempre la necesidad de encontrar un punto de equilibrio. ¡Bravo Álvaro! ¡Bravo Orquesta! Un concierto de celebración cargado de talento ecuatoriano (tres talentos ecuatorianos y dos germanos) que seguramente es lo que, aquellos iniciadores de la orquesta de hace 68 años atrás, de seguro hubiese soñado. ¡Bravo OSNE!